La Junta de Castilla y León acordó hoy en la reunión del Consejo de Gobierno crear un grupo de trabajo que se reunirá este mismo jueves para estudiar medidas “eficaces” contra la quinta ola del COVID-19, con el fin de no “castigar” a los sectores en los que no están en su mayoría los jóvenes, que son el grupo que presenta la mayor incidencia acumulada de coronavirus.

En su comparecencia, que se demoró unos 30 minutos, el vicepresidente y portavoz, Francisco Igea, reconoció que había habido debate “intenso” y “largo” en la reunión de este jueves en la que se decidió crear este nuevo órgano de trabajo en el que participarán la consejera de Sanidad, Verónica Casado, y el titular de Fomento y Medio Ambiente, Juan Carlos Suárez-Quiñones, junto con los técnicos de salud públicos y Protección Civil.

En ese sentido, Igea recordó que las medidas las adoptará el Consejo de Gobierno cuando haya el acuerdo “suficiente” y añadió que éste órgano lo convocará cuando lo considere oportuno el presidente de la Junta, Alfonso Fernández Mañueco, quien aseguró comparte la “preocupación” por la situación epidemiológica actual. Además, indicó que su compromiso es tomar las decisiones necesarias lo antes posible y que no perjudiquen a ningún sector.

“Hay cosas que podemos hacer y tenemos que decidir si son efectivas o no”, precisó Igea, que evitó pronunciarse sobre si existían diferencias en el seno del Gobierno, ya que respondió que las deliberaciones del Consejo son secretas. Así, se refirió al impacto que pueden tener las propuestas que acuerden porque no quieren perjudicar a ningún sector económico. Así, recalcó la necesidad de analizar nuevas propuestas que se trasladarán al Consejo de Gobierno, el encargado de aprobar las medidas.

“En este momento situación pandemia hace que las medidas que se tomaron en otros momentos sean de dudosa eficacia”, dijo, por lo que apostó por concentrar los esfuerzos en quienes son mayores transmisores y más incidencia presenta, son los jóvenes. A ellos les pidió que mantengan el mayor nivel posible de responsabilidad y ayuden con su comportamiento a combatir esta situación, en la que reconoció la política no ofrece respuestas.

Igea, que rechazó que no se hayan tomado medidas ante el aumento de casos en las últimas semanas, recordó que el cierre del ocio nocturno a las dos de la madrugada no han cumplido los 14 días y añadió que tampoco se puede adoptar un toque de queda por municipios, porque incurrirían en “una decisión ilegal”, tras el pronunciamiento del Tribunal Constitucional y el informe de los servicios jurídicos de la Junta, explicó el vicepresidente y portavoz.

Por ello, insistió en que la única forma de controlar a los jóvenes no es solo cerrando el ocio nocturno, sino combinando esta medida con la restricción de la movilidad nocturna, lo que a su juicio explica que algunas comunidades hayan recurrido a esta vía. De esta forma, indicó que el problema no es la falta de medidas, sino elegir las que son efectivas, porque reiteró que la situación es “diferente”, puesto que recordó la vacunación ha hecho cambiar el “foco” de la incidencia.

El planteamiento, dijo, es “completamente diferente”, y señaló que salvo el toque de queda por municipios, que desaconsejaron los servicios jurídicos, están sobre la mesa algunas medidas como el cierre del ocio nocturno o endurecer las restricciones. Por ello, matizó que en este momento el semáforo no ofrece exactamente las medidas a tomar, porque reiteró en este momento no hay 2.500 camas ocupadas en los hospitales por enfermos de coronavirus.

Finalmente, el vicepresidente destacó que la Junta seguirá con su apuesta por el rastreo de contactos, la campaña de vacunación, que consideró un “éxito” y los cribados que remarcó superan de media en 800 test las pruebas se hacen en España. Además, recordó que la Comunidad se mantiene en la media en la tasa de hospitalización e ingresos en unidades de críticos.