El Proyecto de Prospección Laboral de la Junta de Castilla y León desplegará un total de 18 prospectores que visitarán unas 4.500 empresas al mes en toda la provincia de León con los objetivos principales de identificar qué sectores necesitan perfiles profesionales, cuáles tendrán que reciclarse y ofrecer información sobre ayudas.

Así lo apuntó hoy la consejera de Empleo e Industria, Ana Carlota Amigo, tras reunirse con las dos coordinadoras con las que cuenta en proyecto en León, quien detalló que los prospectores se repartirán en cuatro en las oficinas del Ecyl de León centro y Ponferrada, tres en La Serna, y uno en Astorga, La Bañeza, Bembibre, Cistierna, Fabero, Villablino y Valencia de Don Juan, que se encargarán de contactar con las empresas, sean del tamaño que sean, y visitarlas, para “conocer en qué situación se encuentra, si va a necesitar personal o no, si va a despedir o no, identificar qué sectores necesitan perfiles profesionales y cuáles expulsará perfiles que tendrán que reciclarse para otros y ofrecer información sobre ayudas”.

Las labor de visita se iniciará próximamente con 600 empresas, con las que ya se está contactando, que serán inicialmente de hostelería, tras lo que Amigo apuntó que irá el comercio y el resto de sectores, hasta visitar todas las empresas y poder “tener un mapa de la situación en la que se encuentra la provincia y la Comunidad en el momento más critico a nivel laboral, social y económico”.

Ana Carlota Amigo se refirió al Proyecto de Prospección Laboral como “un proyecto muy ambicioso que pretende convertirse en un referente dentro del mercado laboral de Castilla y León, tanto para empresas como para trabajadores”, ya que “permitirá identificar perfiles profesionales y sectores emergentes, estudiar necesidades formativas para mejorar competitividad, analizar oportunidades de negocio, captar ofertas de empleo e informar sobre todas las ayudas”.

La consejera de Empleo e Industria recordó que el Proyecto es una de las iniciativas incluidas en el Plan de Choque aprobado en el Diálogo Social, que contemplaba medidas por 85 millones de euros para ayudar a los diferentes sectores.

Asimismo, Amigo puso de relieve que el proyecto convierte a Castilla y León en “pioneros”, ya que “la nueva estrategia de activación de empleo 2021-2024 que prepara el gobierno central contempla entre uno de sus objetivos principales fortalecer la prospección laborar para mejorar la intermediación servicios públicos con las empresas”, especialmente “con la repercusión de la crisis económica en el mercado laboral”, ya que “los cambios que se están produciendo en el tejido productivo van a requerir de esfuerzo de las administraciones, empresas y trabajadores”.

Unos cambios en el tejido productivo ante los que, según puntualizó la consejera, “ayudarán a a captar perfiles profesionales que no se encuentran en Castilla y León”, así como a “formar a los perfiles que salen de un sector en el que no van a poder encontrar empleo para perfilarles de cara a otros sectores”.