En estos diez años se ha invertido en acciones de corrección de la erosión, retirada de restos, reforestación, defensa contra incendios y plagas forestales, restauración de infraestructuras, así como adecuación con trabajos silvícolas de los aprovechamientos resineros.

La delegada territorial y la jefa del servicio de Medio Ambiente han visitado la zona para verificar el estado de reforestación en el que se encuentra el suelo quemado hace diez años.

El próximo mes de agosto hará diez años que se produjo el incendio forestal más grave de la historia reciente de la provincia de León que afectó a los municipios de Castrocontrigo, Luyego, Quintana y Congosto, Destriana y Castrillo de la Valduerna y a trece juntas vecinales. Tuvo como consecuencia la quema de una superficie total de 11.724 hectáreas, de las cuales el 90% eran arboladas y el resto matorral y pastos fundamentalmente. Del total de superficie, 8.153 hectáreas (el 69,5%) corresponden a montes de utilidad pública, bajo la tutela directa de la Consejería de Fomento y Medio Ambiente. Desde entonces, la Junta de Castilla y León ha invertido más de 13 millones de euros en diferentes actuaciones que tienen como objetivo revertir los daños causados por las llamas y regenerar el suelo quemado.

La delegada territorial en funciones, Ester Muñoz, y la jefa del servicio territorial de Medio Ambiente, Isabel García, han visitado la zona para comprobar de primera mano el resultado de todas estas actuaciones. “La Junta tiene muy claro que hay que devolver a esta zona la riqueza forestal y medioambiental que tenía, a pesar de haber sido uno de los incendios más grandes de la provincia. La administración autonómica va a estar ahí y va a seguir invirtiendo”, ha señalado Muñoz.

Los más de 13 millones de euros destinados a esta zona se han ido aplicando en diversas actuaciones de restauración y adecuación de la zona afectada por el incendio, en concreto, en acciones de corrección de la erosión, retirada de restos, reforestación, defensa contra incendios y plagas forestales, restauración de infraestructuras, así como adecuación con trabajos selvícolas de los aprovechamientos resineros, de gran interés social para la comarca.
En primer lugar, y en aplicación del Real Decreto-ley 25/2012, de 7 de septiembre, por el que se aprueban las medidas urgentes para paliar los daños producidos por los incendios forestales y otras catástrofes naturales ocurridos en varias comunidades autónomas, a principios de 2013 la Consejería de Fomento y Medio Ambiente y el Ministerio MAGRAMA convinieron la aportación de 9,8 millones de euros, financiados al 50%, para la restauración de la zona quemada. Con estos fondos, se organizaron los lotes y licitaciones para la saca previa e inmediata de la madera afectada por el incendio para evitar posteriores problemas fitosanitarios; y se llevaron a cabo trabajos relacionados con la planta y semilla necesarias para la restauración, como ensayos de germinación y viabilidad, selección y preparación de rodales selectos para la recogida, limpieza, extracción y acondicionamiento de piñón endémico para su uso en restauración y mantenimiento del banco de material genético, producción, cultivo de planta en vivero y transporte para su plantación de casi un millón de plantas.

Por otra parte, el capítulo destinado a tratamientos silvícolas y otras labores relacionadas con la restauración o la prevención a cargo de las cuadrillas de prevención y extinción de incendios de Astorga, Cabrera, Tabuyo y Teleno o empresas locales ha supuesto 6.453.000 euros.

Además, se ha procedido a la organización y control de la ejecución de trabajos con cargo a los Fondos de Mejora de los montes de utilidad pública afectados por el incendio, cuyo importe ejecutado en el periodo 2012 a 2021 ha sido de 583.809 euros.

Otros 145.273 euros se destinaron a esta zona en base a la convocatoria de subvenciones de 2017 de la Consejería de Fomento y Medio Ambiente, por la que se convocan ayudas destinadas a la restauración de daños causados a los bosques por incendios, cofinanciadas por el Fondo Europeo Agrícola de Desarrollo Rural (FEADER), en el marco del Programa de Desarrollo Rural de Castilla y León 2014-2020.

Por último, ya en el año 2020 y 2021 se han realizado tratamientos selvícolas consistentes en desbroces manuales lineales y perimetrales para mejorar el acceso y tránsito a los pinares de Pinus pinaster en resinación de la comarca forestal de La Bañeza, a la vez de crear discontinuidades en el combustible que dificulten la propagación del fuego en caso de incendio forestal. Estos trabajos han supuesto una inversión de 37.458 euros.
En cuanto a la investigación, hay varias inversiones destinadas a la coordinación con universidades y centros de investigación para llevar a cabo experiencias piloto y analizar la viabilidad y rentabilidad de mecanización en clareos sistemáticos en regeneración post-incendio.

INVERSIONES EN EJECUCIÓN
En algunas zonas donde no se ha podido regenerar de manera natural, como en los términos municipales de Luyego y Castrocontrigo, se pretende la reforestación de 153 hectáreas con pino pinaster, pino silvestre, robles, acebos, servales y abedules, que supondrá una inversión de 331.406 euros.
Con cargo a los presupuesto generales de la Junta de Castilla y León, se plantea la contratación de una cuadrilla de prevención de incendios para los próximos 3 años que se encargará de tratamientos selvícolas preventivos de incendios en 625 hectáreas, suponiendo una inversión de aproximadamente 1.200.000 euros.