La Junta de Castilla y León acordó hoy rebajar a nivel 3 la alerta sanitaria en toda la Comunidad y pedir limitar a seis personas las reuniones no regladas de madrugada, entre la una y las seis, para evitar que tras el cierre de bares se traslade el ocio a las casas, así como elevar hasta la una de la madrugada el horario de las terrazas.

Así lo manifestó el vicepresidente y portavoz de la Junta, Francisco Igea, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno en la que detalló que se pide la autorización previa del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León (TSJ) al tratarse de una privación de derechos fundamentales la limitación de reuniones a seis personas, tanto en el exterior como interior.

La Junta relaja así las medidas ante el ritmo de vacunación y la evolución epidemiológica e incidencia descendente, lo que lleva a que decaiga la medida de cierre del interior de la hostelería con 150 casos por 100.000 habitantes, de manera que se abrirá en la totalidad de los municipios el consumo de estos establecimientos en sus interiores, hasta las 24 horas y en terrazas una hora más.