Astorga, 25 de junio de 2021.- Santiago es patrón de varias localidades a lo largo del camino jacobeo y la Diócesis de Astorga, como sucede con la maragata localidad de Santiago Millas. De allí procede la pieza que el Palacio de Gaudí presenta este mes de junio coincidiendo con el Año Santo Jacobeo. Se trata de la macolla de la cruz procesional de Santiago Millas, una obra que data de 1991, aunque la cruz es anterior y está fechada en el siglo XVIII.

En 1990 la macolla original de la cruz fue robada al pueblo de Santiago Millas, por lo que pidieron al joyero José Manuel Santos que crease una nueva para su cruz procesional. La macolla es el conjunto de carácter ornamental compuesto por tallos, flores y hojas que nacen del pie de la cruz procesional, normalmente se trata de un elemento cerrado, lo que hace especial esta pieza de Santiago Millas. “La macolla de la cruz está calada, es como un templete, una basílica sostenida por columnas dóricas y jónicas que en su interior alberga una imagen de Santiago peregrino, patrón de la localidad”, cuenta su hacedor. La parte superior del conjunto fue realizado para que combinase con la base de la cruz procesional, a pesar de tener una macolla diferente a la del resto de cruces que pueden contemplarse también en el Museo de los Caminos del Palacio de Gaudí.

Curiosamente, la macolla que Santos restituyó en 1991 no era la pieza original, pues también había sido robada con anterioridad y se trataba de un conjunto realizado por el platero Ramos, una saga de reconocidos plateros astorganos. “No estoy seguro si la obra la había hecho el último de la saga, Ernesto Ramos Rebollo, o fue su padre o alguien anterior a ellos”, recuerda Santos. El trabajo para la recuperación de la macolla comenzó en octubre de 1990 y fue presentada durante la festividad de Santiago, el 25 de julio de 1991. El propio José Manuel Santos fue el encargado de sacar en procesión la cruz maragata.

La macolla está trabajada sobre plata y pesa algo más de 4 kilos, “se nota que es un trabajo de juventud y no de madurez porque la hice diferente a todo lo que había, ahora tal vez me fijara más en las macollas que existen”, explica risueño el joyero. A día de hoy sigue formando parte de la vida religiosa de la localidad maragata que cada año, con motivo de la festividad de Santiago, sale a la calle a recorrer el pueblo en procesión.

Esta y más piezas pueden visitarse en el monumento y el Museo de los Caminos a partir del 1 de julio todos los días, excepto lunes y martes por la mañana, en horario de 10:00 a 14:00 y de 16:00 a 20:00 horas.