El concejal de Hacienda, Chema Jáñez, ha presentado esta mañana el balance que arroja la ORA (zona azul) en el último ejercicio, comprendido entre el 1 de julio de 2020 y el 31 de junio de 2021. Los datos señalan que el servicio cierra el año con unas pérdidas de casi 29.000 euros, teniendo en cuenta que lo recaudado ascendió a 215.000 euros y los gastos del servicio sumaron 245.000 euros. Entre lo recaudado destacan 7.025 euros por las tarjetas anuales de residente, un total de 281. Estas cifras implican que el ayuntamiento siga sin ingresar nada por este servicio aunque, de momento, tampoco compensará a la concesionaria por las pérdidas.

El concejal ha destacado que de cara al futuro contrato deben revisarse las plazas para evitar que las terrazas ocupen estos lugares. Ahora, hay 11 plazas que mientras están colocadas las mesas y las sillas no se pueden emplear para aparcamiento, una situación que la empresa cifra en unas perdidas de 7.425 euros. “Entendemos que en el nuevo contrato las plazas que existan o no deben respetarse para no tener después que andar ajustando con la empresa”, ha dicho el responsable de Hacienda.

Otro asunto a tener en cuenta de cara al futuro contrato serán los lugares que ocupen las islas de la basura, para, de igual modo, evitar duplicidades en el espacio. Por ello, y aunque el último contrato y las prórrogas ya están caducadas, desde el área de Jáñez “evitaremos correr” para analizar cuál es el mejor modelo de gestión y que el nuevo pliego especifique todas las necesidades.

Lo que ya es seguro es que el futuro contrato implicará que la zona azul se pueda gestionar mediante una aplicación, además se estudiará ampliar la ora con zona naranja (de largo estacionamiento) a la plaza de los Marqueses. Lo que no se contempla es ‘privatizar’ el aparcamiento de San Roque y El Melgar que seguirá siendo gratuito, como ha especificado el concejal.