Los agentes de la Policía Nacional de Astorga se han sumando esta mañana a la celebración de la fiesta de Los Ángeles Custodios. Acto que se ha desarrollado en el conservatorio de música Ángel Barja y que este año ha puesto la vista en la historia de la comisaría de la ciudad. Durante el discurso, el comisario Francisco Cabero ha anunciado que en enero llega la hora de la jubilación y ha repasado la buena sintonía entre los agentes y el resto de instituciones de la ciudad. Un hecho que espera siga con su sucesor en el cargo.

Durante el acto se ha condecorado con la cruz al mérito policial con distintivo blanco a Feliz Tejerina y José Malillo. Además, se ha reconocido la labor de la Guardia Civil, la Policía Local, Asemac y el conservatorio.

Tras el acto se ha celebrado una misa en la parroquia de Santa Marta.