La Junta Profomento de la Semana Santa de Astorga, con representantes de todas las cofradías, archicofradía y hermandades, celebró anoche la convivencia anual, una cita que ha vuelto después del parón de 2020 y que quiere ser un faro de esperanza. “Después de una etapa de oscuridad, estamos contentos de por ser estar aquí”, ha dicho el secretario Manuel Rodríguez.

La presidenta, Raquel Rodríguez, ha querido tener un recuerdo para todos los hermanos fallecidos durante la pandemia, “pérdidas muy dolorosas y en circunstancias que no nos había tocado vivir antes”, ha señalado, “dolor, pérdida…, palabras que nos recuerdan a la Semana de Pasión y por eso les pedimos que intercedan por nosotros”.

La presidenta también ha subrayado que si hay algo que podemos sacar en positivo “es la unión y juntos podemos llegar muy lejos. Reinventar, mantenernos y llegar al restos de hermanos y ciudadanos es lo complicado, pero eso nos tiene que servir para seguir llevando nuestra Semana Santa -la que hacemos entre todos- a lo más alto”, ha terminado.

En el transcurso de la cena se ha querido tener un reconocimiento para don Marcos Lobato, quien durante 40 años ha estado vinculado a la junta Profomento, los últimos cuatro como asesor religioso. El sacerdote ha agradecido todas las muestras de apoyo, ha recordado a los presidentes de la junta Profomento con los que ha compartido la andadura de cuatro décadas y también ha destacado el altavoz que han supuesto los pregoneros. Lobato ha señalado que “la Semana Santa de Astorga ha roto fronteras” y ha pedido a los cofrades que eso que viven en su interior durante la Semana Santa también “lo expresen en la plaza pública como testimonio de Fe”. El sucesor en el cargo de asesor religioso será Enrique Martínez.

Otro de los momentos destacado ha sido el homenaje al último pregonero de la Semana Santa, Andres Martínez Oria, quien ha agradecido el nombramiento y ha destacado que Astorga, el centro y los barrios “se convierten en un itinerario espiritual”. Además ha subrayado la unidad y salud de la Semana Santa de Astorga y ha puesto de relieve que esos acontecimientos cobran en la ciudad un sentido muy especial, mucho más que en otros lugares.

También el alcalde, Juan José Alonso Perandones, ha recalcado el apoyo municipal a esta celebración, ha manifestado que más allá de diferencias políticas, en la Semana Santa los grupos municipales siempre encuentran unidad. Ha destacado que es un elemento que hace que Astorga sea conocida en muchos lugares y ha deseado que la pandemia nos de un respiro para que está Navidad y también durante la Semana Santa la ciudad sea punto de encuentro.

El obispo, Jesus González, ha cerrado el acto subrayando que la Semana Santa de 2020, aunque con limitaciones por la covid, le ha servido para calibrar la grandeza con la que se vive en Astorga, algo que no sucede en otros muchos lugares, poniendo también de relieve la importancia de seguir recorriendo juntos este camino.