La procesión de vuelta al santuario de Castrotierra estuvo protagonizada este domingo por la lluvia al principio y el fuerte viento después, durante casi todo el trayecto, lo que hizo muy difícil la labor de los pendoneros y pendoneras que lucharon contra el aire arremolinado. La pericia de los remadores fue fundamental ayer en una peregrinación muy larga. Fueron más de ocho horas para recorrer los 18 kilómetros desde Astorga, ya que la Virgen del Castro, acompañada de la Virgen del Rosario en la Cuesta, llegó a la ermita pasadas las tres y media de la tarde. En la despedida de la Catedral, acompañada de la Banda Municipal, el deán-presidente del Cabildo, Javier Gay, ofreció su bendición deseando que la Virgen nos acompañe en el peregrinar de la vida.

El sábado en la Catedral, la Virgen del Castro recibió la visita del Nazareno de Puerta de Rey en un acto solemne donde la Junta Profomento de la Semana Santa realizó una ofrenda floral y se le dedicaron unos versos a la “patrona de la lluvia”. Una jornada muy especial que arrancó a las cinco de la tarde con el canto del ramo a cargo del Grupo del Val de San Lorenzo, Nistal de la Vega, San Justo de la Vega, Estébanez de la Calzada, Surcos del Orbigo de Hospital de Órbigo y el Hilandón de Alija del Infantado.

Tras el novenario en la seo asturicense y la visita de numerosos fieles durante toda la semana en la Catedral, reposa ya desde ayer la Virgen del Castro en su santuario, tras una jornada de devoción y fe de miles de peregrinos que quisieron acompañarla. ¡¡Viva la Virgen del Castro!!