El incendio del campo de tiro del Teleno, en la provincia de León, que esta madrugada fue declarado nivel 2 de peligrosidad del Infocal debido al posible riesgo para bienes de naturaleza no forestal, ha vuelto a rebosar el límite de la zona militar con un conato hacia el pueblo de Filiel, tal y como ocurrió anoche hacia Boisán, aunque “ninguna población corre peligro en estos momentos”.

Así lo apuntó hoy la delegada territorial de la Junta de Castilla y León en la provincia de León, Ester Muñoz, desplazada al Puesto de Mando Avanzado para conocer la evolución del incendio que, tal y como explicó, comenzó el pasado martes, 23 de agosto, por la caída de unos rayos dentro del perímetro del campo de tiro, que es competencia del Ministerio de Defensa. El Servicio de Medio Ambiente envió ese mismo día medios aéreos que efectuaron unas primeras descargas, pero el Ejército pidió su retirada “por seguridad”, ya que “había muchos proyectiles en el terreno y podría ser peligroso”. No obstante, la Junta dejó una cuadrilla y algunos medios en el perímetro.

Entre el martes y el domingo , “el incendio varió de intensidad en función del día”, aunque fue en el día de ayer cuando, de acuerdo con el relato de Muñoz, “cogió mayor forma y empezó a acercarse peligrosamente a final del perímetro militar”. Así, a las 23.30 horas la Junta recibió el aviso del Ejército para que se enviaran medios a la zona del norte del incendio por la posibilidad de que se rebose el límite, tal y como ocurrió sobre la 1.30 horas, cuando el fuego comenzó a bajar por la ladera hacia Boisán, un pueblo del municipio de Lucillo. En ese momento, el Servicio de Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León decretó el nivel 2, al tiempo que activó a la Unidad Militar de Emergencia con competencia del Gobierno autonómico y se situó en Boisán para defender el pueblo, a pesar de que “no corría corría peligro inminente porque había mucha distancia y terreno de cultivo”.

En la mañana de hoy, se llevó a cabo un vuelo de reconocimiento que permitió ver todo perímetro y estado del incendio, que se había desplazado a Boisán aunque el resto del perímetro todavía estaba intacto. Sin embargo, más tarde se produjo “una especie de conato” hacia el pueblo de Filiel.

Durante su visita al Puesto de Mando Avanzado, la delegada territorial aseguró que la lluvia presente en la zona durante la jornada de hoy “da tiempo y facilita las tareas de extinción”, para lo que “hay mucha tarea aún por hacer” aunque, al mismo tiempo, “no favorece que trabajen los medios aéreos”.