A las 12:30 del sábado, 10 de julio, en el salón de sesiones municipal tuvo lugar la presentación del libro “Mis recuerdos. El aroma de tus guisos”, de Dosi Nistal. Intervinieron en el acto el alcalde, Juan José Alonso Perandones, el Jefe de Sección de Coordinación de Bibliotecas, Roberto Soto Arranz y, finalmente, la propia autora.


El alcalde dio cuenta de las distintas secciones del libro, centrado en la recopilación, por Dosi Nistal, de recetas culinarias, en distintas comarcas del entorno, facilitadas por mujeres de una edad comprendida entre los ochenta y cien años. Mujeres que aún permanecen en pueblos, con escasísima población, o en residencias. Una primera parte del libro va dedicada a recoger el testimonio fundamental, esencial, de la vida de todas ellas, de tal suerte que se muestra al lector el papel desempeñado por la mujer en las primeras décadas del pasado siglo, así como costumbres ancestrales, penalidades, festividades y costumbres: una muestra de una sociedad rural desaparecida. Una segunda parte del libro recoge 36 recetas, con copia manuscrita, y junto a ella su actualización.


Roberto Soto destacó cómo estos testimonios de vida se desenvuelven en un contexto vital, relatado por Sergio del Molino, de esa España que se va despoblando irremediablemente desde los pasada década de los setenta. Remarcó la importancia que la pervivencia de la agricultura y de los pueblos tiene para el mantenimiento del ecosistema, así como lo beneficioso que es “vivir de la tierra que pisas”. Destacó lo importante que era el empeño de Dosi Nistal para que no desaparezca de la memoria colectiva toda una forma de vida, así como su voluntad de distribuir este libro, dado su cargo, por la bibliotecas y ámbitos rurales provinciales.


Finalmente, Dosi Nisal agradeció la presencia de personas venidas de distintas partes de España, del País Vasco, de Madrid…, y de su familia. Relató la dificultad de recoger presencialmente el testimonio de estas mujeres en la ancianidad, dadas las comunicaciones; la relevancia que en su vida ha tenido su abuela Estefanía, y cómo el libro abriga el propósito de ser memoria, para nuevas generaciones, de una forma de vida en la que a la crianza de muchos hijos, habría que añadir la labranza y las tareas propias de la casa; y ello, mientras que el trabajo del varón era mucho más liviano. Tuvo una mención especial para Luis Irizar, con el que se formó (junto a Arguiñano) en el arte culinario. Este afamado cocinero, en unos de los textos introductorios, señala que con ese “rebuscar entre sus paisanas recetas de su cocina tradicional /…/ ha conseguido salvaguardar los orígenes de una cocina popular, antigua, hogareña e interesante, parte importante de nuestra cocina nacional”.


Un vez finalizada la presentación, tuvo lugar en la Plaza una muestra de baile maragato y un posterior encuentro, distendido, en el que amigos y familiares mostraron en persona, o a través de grabación, el afecto hacia Dosi Nistal, así como su valía.