Se trata de una nave en la que se almacenaban automóviles y motocicletas, entre otros materiales diversos. A las 8:30 horas de este jueves 11 de marzo partió hacia el lugar una dotación de bomberos con un camión autobomba urbana pesada para proceder a la extinción.

A pesar del intento de amortiguación de las llamas por parte de los vecinos y propietario de la nave, el fuego avanzó provocando graves daños en los materiales del interior así como en la propia construcción. Se utilizó agente humectante, además de agua para la total extinción del incendio y no hubo que lamentar daños personales. La guardia Civil presente en el siniestro levantó diligencias sobre lo ocurrido.