La Asociación de Alzheimer de Astorga y Comarca ha organizado este miércoles un encuentro entre la prensa y los familiares de los usuarios del Centro de Día para compartir las experiencias de las personas que padecen la enfermedad de la mano de sus cuidadores.

La presidenta, Julia González, nos ha recordado el lema escogido este año con motivo del día mundial del Alzheimer, “InvestigAcción, en el itinerario de la demencia”, reivindicando más investigación porque todavía se desconoce mucho la enfermedad. “Tenenos 800.000 enfermos y en 2050 se estima que podamos llegar a los dos millones de afectados, por eso, se necesita más apoyo para seguir avanzando”, ha señalado.

Los distintos familiares de los usuarios han ido desgranando sus experiencias como cuidadores y, sobre todo, se han referido al momento de la toma de ‘la decisión’. Llevarles al centro ha sido lo más difícil, pero todos se han dado cuenta de lo importante que es dar el paso para ayudarles y, como consecuencia, mejorar la situación familiar.

Antonio, lleva a su mujer al Centro de Día desde hace algo más de un año. “Estoy de presidente del Hogar municipal y era muy complicado el día a día. “Ella está a gusto aunque hay días que está decaída y se hace duro”, ha comentado. Por su parte, Geli nos habla de su marido, al que el Alzheimer se le manifestó de repente. “Después de ir a muchos médicos, decidimos llevarle al centro y él va muy a gusto, dice que va al cole. La pandemia fue horrible, no había quien lo sujetará. El centro le mantiene activo, le gusta bailar y leer allí y además, salimos a pasear todos los días”, ha explicado. “La gente me crítica porque lo dejo allí”, cuenta emocionada, “yo estoy operada de caderas y la asociación es una gran ayuda, la verdad”.

Estrella también nos habla de dar el paso. “Mi madre está en el centro con 94 años. Me pareció que llevarla era como echarla de casa y después de año y medio veo que está muy bien atendida, las chicas la entienden muy bien”. Por otro lado, Elena, hija de Soledad, que lleva tres años como usuaria, señala que su madre está en un estado anímico tan maravilloso que está muy contenta. “Es un lujo tener en Astorga un Centro de Día de estás características y el equipo que lo lleva es fantástico. Mi madre se sentaba en el sofá´de casa, no se movía, decidí llevarla y afortunadamente ha sido lo acertado, las actividades están genial. Debería haber más ayudas, subvenciones e investigación para seguir ayudándoles. En la actualidad, sólo existen 4 tipos de tratamientos para el Alzheimer, pero no curan y hacerse a la idea es muy duro. Cuando aceptas la enfermedad, hay que poner un poco de distancia y a aprender a manejar las emociones. Aunque al principio se siente culpabilidad, pedir ayuda a la asociación, es la mejor decisión”, ha explicado.

Luis tiene en el centro de Astorga a su madre con 86 años y lleva 3 años acudiendo al mismo. “La gente cuando crítica y dice que los abandonamos es una falta de conocimiento muy grande. Los llevamos con todo el cariño que se merecen y el trato que reciben es encomiable. La asociación es nuestro salvavidas porque los cuidadores no podríamos con esto. Hoy sólo quiero pedir que las instituciones ayuden al centro, que en definitiva son los enfermos”, ha contado a los medios.

“Para nosotros el día del Alzheimer son todos los días del año”, ha dicho bien claro Pepe. “Todas las personas que trabajan en el centro son como mi familia. Las trabajadoras son extraordinarias, en la administración nos ayudan en todo y es una asociación muy abierta a la gente.. Yo tenía una vida muy triste, la psicóloga me aconsejó llevar a mi mujer al centro de día y ahora estamos muy bien. Los fines de semana se hacen un poco largos, pero las vecinas nos admiten en el corro y aceptan el problema. Los sábados también está abierto de 10 a 17 horas, pero la economía a veces no nos permite ampliar la estancia”, ha añadido.

Por último, la directora del Centro de Día de Alzheimer, María José Martínez, ha destacado que ahora mismo se necesita otra furgoneta. “Tenemos tres, pero le damos mucha tralla y el transporte para los usuarios es fundamental”. También ha recordado que van a empezar los talleres de envejecimiento activo en Nistal, San Román, Riego, San Félix, Sueros y están pendientes de Valderrey y Luyego.

En cuanto al nuevo curso, les acaban de conceder 14 tablets para trabajar con los enfermos y van a pedir ayuda a la Diputación para renovar el mobiliario. El centro de Día atiende a 50 usuarios en total y cuenta con una plantilla de 18 personas.