El jueves 3 de febrero en Oviedo, tuvo lugar una reunión ordinaria de obispos de la Provincia Eclesiástica en la que participaron los prelados de Astorga, León, Santander y Oviedo y, en esta ocasión, los Vicarios Generales y de Pastoral.

 Los cuatro obispos examinaron, en primer lugar, la reciente Visita ad limina, aportando cada uno sus impresiones del evento, donde tuvieron la ocasión de encontrarse con el Santo Padre; visitando también las tumbas de los apóstoles en las basílicas romanas y visitando las congregaciones y dicasterios vaticanos. Según el arzobispo de Oviedo “fue una experiencia de Iglesia universal donde cada uno, desde su propia diócesis, pudo escuchar lo que la Santa Sede, lo que el Papa Francisco, pudieron decirnos para nuestro provecho y para el acompañamiento de nuestras iglesias particulares.”

 Una segunda cuestión que abordaron fue el proyecto que siguen madurando sobre la creación de una MISIÓN INTERDIOCESANA como Provincia Eclesiástica. Era frecuente que, en otros tiempos, cada diócesis tuviera su salida misionera, donde había sacerdotes que iban a la missio ad gentes. En este momento de precariedad vocacional, se plantean tener este compromiso misionero, pero con la colaboración interdiocesana. Los obispos ven favorablemente esta iniciativa, la transmitieron también a los vicarios generales y de pastoral y siguen discerniendo el cuándo y el cómo llevarla adelante.

 Por otro lado, repasaron las áreas pastorales que cada obispo acompaña: la catequesis, el clero, la pastoral vocacional, los seminarios, la liturgia, los laicos y la familia, la pastoral de la salud, la vida consagrada, Cáritas, acción social y la enseñanza. Cada uno de los obispos, al frente de estas cuatro diócesis, tratan de acompañar también éstas áreas que tienen en común, por la proximidad geográfica y la identificación social y cultural de estas diócesis. Los cuatro prelados quieren que estas áreas pastorales sigan las pautas que se les marcan por parte de la iglesia.

 Posteriormente, tuvieron un encuentro entre obispos y vicarios. En él abordaron la situación en donde la iglesia española y, por tanto, las cuatro diócesis tienen que estar al día de la situación cultural, política y también sociológica del momento actual. El arzobispo de Oviedo afirmaba sobre este asunto “en donde la iglesia puede querer estar desplazada en una insignificancia, en una invisibilidad, como quien quiere censurar nuestra palabra y nuestra presencia”. El obispo metropolitano aseguró que “fue muy rico el debate en donde hemos podido analizar cuál es el reto que tenemos delante y cuál debería ser, no solamente el juicio que hacemos sobre el momento, sino cómo fortalecer y acompañar a nuestros sacerdotes, comunidades cristianas y a todos los sectores pastorales que también pueden recibir negativamente esta especie de acoso y derribo que percibimos en la sociedad, desde el mundo de la política y desde determinados medios de comunicación.”

 El punto positivo es que notan que, más allá de estas escenografías políticas, mediáticas y culturales, el pueblo de Dios es un pueblo que vive sana y serenamente su fe, que agradece que puedan acompañarlos, que necesitan una defensa y una maduración en su formación para que también ellos puedan dar razón de la esperanza.

Ya para finalizar, hablaron sobre el Encuentro Interdiocesano de las Familias Cristianas, de las iglesias particulares de Astorga, Santander, León y Oviedo en Covadonga, con motivo del Año de la Familia, que se celebrará en junio. Según Mons. Sanz “será una cita llena de gozo donde los matrimonios, los abuelos y los niños podremos celebrar nuestra fe al amparo del manto de la Virgen, para que ella siga sosteniendo nuestra esperanza y haciéndonos fuertes en la defensa y en la vivencia