“Nos duele que haya formaciones políticas que estén edulcorando o maquillando esta situación que es primordial y que va a tener unos efectos devastadores, precisamente en las familias más vulnerables”- Mons. Jesús Sanz 

En la mañana del miércoles 26 de octubre los obispos de la Provincia Eclesiástica integrada por las diócesis de Astorga, León, Oviedo y Santander se han reunido en Astorga para abordar diversos temas.

Bajo la presidencia del arzobispo metropolitano, Mons. Jesús Sanz, Mons. Manuel Sánchez, obispo de Santander, Mons. Jesús Fernández, obispo de Astorga y Mons. Luis Ángel de las Heras han comenzado el encuentro teniendo un especial recuerdo a D. Gabino Díaz Merchán, arzobispo emérito de Oviedo, recientemente fallecido, “el afecto y el agradecimiento hacia D. Gabino ha sido patente en los obispos y recordábamos que él tantas veces presidió estas reuniones como la CEE en unos años especialmente delicados”, ha resaltado D. Jesús Sanz.

Ya como temas propios de la reunión, han valorado, en primer lugar, la presencia de las cuatro diócesis en la Peregrinación Europea de Jóvenes, con una participación discreta de nuestras comunidades juveniles, pero cuyo resultado ha sido enormemente positivo. “Nuestros jóvenes cristianos necesitan de estos encuentros porque a veces tienen que vivir su fe en una beligerancia y en unos escenarios, no siempre favorables, y el poder descubrir que han muchos jóvenes que viven su fe y la testimonian, les viene bien, les afirma y les estimula para ser testigos de Jesús y de la Buena Noticia en este mundo contemporáneo” ha recordado el prelado de Oviedo.

Además, han empezado a preparar la participación en Lisboa en la próxima Jornada Mundial de la Juventud.
Por otro lado, han hecho una valoración de los cuatros seminarios diocesanos. “Siempre es deseable que pudiéramos contar con más vocaciones, pero estamos más que agradecidos por los jóvenes que llaman a la puerta y a los que queremos acompañar, para debidamente preparar a los que serán los futuros sacerdotes”- ha comentado Mons. Sanz. 

Al igual que en encuentros anteriores, han analizado las áreas pastorales que cada obispo acompaña: el arzobispo de Oviedo, los vicarios generales y a los delegados de Catequesis; el obispo de Santander, el clero, seminarios y la pastoral vocacional junto con la liturgia; el prelado asturicense, los laicos, la familia y la pastoral de la salud y el obispo de León, la vida consagrada, cáritas, acción social y enseñanza.

De las efemérides de las diócesis, solamente la iglesia particular de Santander celebrará, en abril de 2023, la Apertura del Año Santo Lebaniego.

Y finalmente, los cuatro obispos han querido hacer un comentario , en primer lugar para unirse al Santo Padre y expresar su comunión con él en su preocupación por la paz y en su dolor por la situación bélica que sufre el pueblo de Ucrania. La cultura del diálogo y esa pastoral del encuentro, que repetidamente está proponiendo el Santo Padre, la han hecho suya y quieren así expresar su gesto de comunión fraterna con el Papa Francisco y su preocupación como iglesias particulares de esta provincia eclesiástica con estos temas que tanto nos duelen.

Además, han querido subrayar que no son ni indiferentes ni ignorantes de la situación de receso económico ante la crisis emergente y la negativa incidencia que va a tener en las familias. “Nos duele que haya formaciones políticas que estén edulcorando o maquillando esta situación que es primordial y que va a tener unos efectos devastadores, precisamente en las familias más vulnerables. Es por ello que hacemos un llamamiento a los que tienen en su mano, solucionar o por lo menos encauzar esta problemática que lo pudieran hacer con toda su responsabilidad”.

Unido a lo anterior, “nos preocupa enormemente que haya formaciones gubernamentales que estén enzarzadas en sus leyes ideológicas donde se está deconstruyendo la visión antropológica cristiana y occidental y emanando leyes que van claramente en contra de la familia, de la visión antropológica del hombre y de la mujer y favoreciendo las así llamadas leyes ideológicas de género. Nos parece que es una situación preocupante la ley Trans y todas las leyes ideológicas que, no como cortinas de humo, sino como una positiva conquista que se está imponiendo y que habrá después que desmontar, Dios lo quiera, con otras formaciones que pudieran ir llegando”, ha concluido el arzobispo de Oviedo.