Los presidentes de las Cámaras de Comercio han mantenido una reunión en la Cámara de Comercio de Burgos, en la que han sentado las bases que regirán la actividad cameral en los próximos cuatro años, una vez que el pasado mes de julio quedaron constituidos todos los plenos de las entidades camerales, donde están representados todos los sectores del tejido empresarial a través de sus 278 vocalías y que sirvió para dar la bienvenida a quienes han resultado elegidos en el último proceso electoral, como la presidenta de la Cámara de Segovia, María José Tapia, y a los presidentes de las Cámaras de Ávila y Briviesca, Alberto Pascual y José Sagredo, respectivamente.

Durante el desarrollo de la cita, en la que ejerció de anfitrión Antonio Miguel Méndez Pozo, presidente de la Cámara de Burgos, los máximos representantes de la red de cámaras abordaron las bases de la presente legislatura en función de las necesidades actuales de las empresas, quienes están pasando un momento “delicado” ante la elevada inflación, la subida de costes energéticos, el desabastecimiento de materias primas y la falta de mano de obra en diferentes sectores productivos. En este sentido, la creación de empresas y su consolidación, la innovación, la digitalización y la internacionalización bajo el paraguas de la formación adaptada a las necesidades testadas con las empresas serán claves para, estableciendo sinergias entre toda la red cameral, contribuir a ayudar a las empresas, con especial mimo a micropymes y autónomos, para superar los retos de un año que “no se aventura fácil” desde el ámbito que les atribuye la Ley 8/2018 que regula las Cámaras de Castilla y León y el Consejo de Cámaras.

A ello se sumó el análisis de los Presupuestos Generales del Estado para el 2023, donde los presidentes coincidieron en señalar la ausencia de inversiones clave para la Comunidad en lo que han denominado unos presupuestos “expansivos” sin “eficiencia en el gasto” que “no han tenido en cuenta al tejido empresarial”, clave e indispensable para la calidad de los servicios públicos esenciales para lograr el “verdadero bienestar social”. En este sentido, apelaron a la responsabilidad del Ejecutivo nacional para que en las enmiendas a las cuentas tengan en consideración las necesidades de una Comunidad donde las infraestructuras ejercen un papel fundamental para “la vertebración del país y de Europa”.

También, se congratularon de los datos alcanzados en Castilla y León en relación al programa de digitalización Kit Digital, puesto en marcha por Red.es con la colaboración de Cámara España y el resto de Cámaras. En el caso de Castilla y León, más del 70% de las empresas de entre 10 y menos de 50 empleados han solicitado las ayudas del Programa Kit Digital. Desde el pasado 2 de septiembre está abierto el plazo para solicitar ayudas dentro del segundo segmento, para empresas de entre 3 y menos de 10 empleados, y en menos de dos semanas ya se habían recibido más de 30.000 solicitudes.