El Sindicato Central de Barrios de Luna ha visitado a las Asociaciones “Esclerosis Múltiple León” y “Banco de Alimentos de León” con las que había decidido colaborar en el transcurso del XV Congreso Nacional de Comunidades de Regantes mediante la entrega de sendos cheques solidarios en representación de todos los regantes de España. El motivo de la visita era doble: por un lado conocer sus instalaciones, el contenido de su actividad y las personas y grupos sociales a quienes iba dirigida; por el otro, hacer entrega de un nuevo cheque solidario en nombre del ponente D. José Luis Molina Zamora (encargado de la ponencia “Las nuevas tecnologías aplicadas a las Comunidades de Regantes”), quien decidió donar el importe de la minuta de 1.000 € que le correspondía por la preparación e impartición de dicha ponencia, al 50% entre ambas asociaciones, que agradecieron sinceramente la aportación recibida.

En la visita realizada pudimos comprobar que la Asociación Esclerosis Múltiple León es una Entidad sin ánimo de lucro, creada en 1997 y declarada de utilidad pública en 2004. En la actualidad cuentan con más de 400 personas asociadas de las más de 600 que sufren esta enfermedad en la provincia. Su objetivo principal es mejorar la calidad de vida de las personas con esclerosis múltiple y enfermedades afines, así como la de sus familias, proporcionándoles una atención y un tratamiento integral e individualizado que se adecue a sus necesidades y a su etapa vital. Su ámbito de actuación es el de León capital y provincia, para lo que cuentan con un equipo multidisciplinar compuesto por 13 profesionales. Intentan llegar adonde no lo hace la medicina publica y se nutren de las aportaciones de los socios, subvenciones de Administraciones Públicas, ayudas de empresas privadas, donaciones, campañas de obtención de fondos, etc.

No solo se preocupan de dar servicio a las personas que sufren la enfermedad, sino que también siguen formando a los distintos profesionales para que presten unos servicios de calidad adecuados a las necesidades de las personas y ser, su vez, un altavoz para la Administración Pública y para la sociedad en relación con los derechos y problemáticas que rodean esa enfermedad, con la visión de futuro de que dichas personas tengan acceso a un conjunto de servicios para la prevención y atención de las necesidades individuales y sociales básicas con el fin de lograr su bienestar social mediante una atención integral que mejore su calidad de vida mientras no exista una cura definitiva para esta enfermedad.

Con posterioridad nos trasladamos a las instalaciones del Banco de Alimentos de León, que es una Asociación que trabaja con voluntarios en el ámbito de León capital y provincia, atendiendo las necesidades básicas de alimentación de aquellas personas vulnerables de nuestra sociedad que no consiguen cubrir ni las mínimas condiciones para llevar una vida normal. Atiende tanto a personas que pertenecen a colectivos en riesgo como a familias que detectan y derivan los trabajadores sociales públicos o privados.

En este momento tan complicado que estamos viviendo, al que nos ha traído primero la pandemia por COVID-19 y después la crisis socioeconómica derivada de la guerra de Ucrania, el Banco de Alimentos de León está atendiendo a 118 entidades y casi 9.000 personas, a los que en los últimos meses se han ido añadiendo además los ciudadanos ucranianos que se han asentado en nuestra provincia. La labor es cada vez más ingente y desbordadora, que se ve acentuada por una crisis económica que parece no tener fin, pero que no logra vencer el ánimo de todos los voluntarios que colaboran con la asociación.

El Banco de Alimentos de León se nutre de las donaciones de alimentos básicos y también económicas que recibe tanto de entidades privadas como de particulares, sin las cuales no podría llevar a cabo esta labor tan fundamental y solidaria. Por ello, es enorme su agradecimiento hacia todas las acciones y personas que les ayudan a ayudar.
Ambas Asociaciones agradecieron la entrega de estos nuevos cheques solidarios, así como la visita encaminada a conocer su actividad y campo de actuación, lo que les sirve para recargar aún más las pilas en esta labor voluntaria y solidaria en atención de todas las personas que lo necesitan.