El proyecto Motor Verde, puesto en marcha por Caja Rural Zamora junto con la Fundación Repsol y el Grupo Sylvestris llevará a cabo la plantación de más 100.000 árboles de seis especies diferentes -roble, dos tipos de serbales, abedules, majuelos y pino silvestre- en 90 hectáreas situadas en la localidad leonesa de Viforcos, perteneciente el término municipal de Santa Colomba de Somoza, donde se prevé captar entre 20.000 y 25.000 toneladas de CO2 en los próximos 50 años.

La reforestación, se llevará a cabo en un terreno de utilidad pública de la pedanía que se quemó hace más de 15 años y en el que tan solo se recuperó un diez por ciento de manera natural, de forma que “si no fuera por el proyecto la superficie quedaría baldía”, según apuntó hoy en León el socio fundador de Sylvestris, Enrique Enciso, quien además puntualizó que permitirá la contratación de personas en paro en el municipio y la formación de usuarios de Cruz Roja y Cáritas.

Enciso explicó que Caja Rural aportará 330.000 euros en el primer año de la reforestación de Viforcos, mientras que en los siguiente destinará cerca de 80.000 euros para mantenimiento. Además, se trata de el primer proyecto de este tipo llevado a cabo en Castilla y León, donde también les gustaría actuar en la Sierra de Culebra de Zamora “tras el incendio del verano pasado”. No obstante, no es la primera actuación a desarrollar, sino que ya el año pasado se actuó en Las Urdes del norte de la provincia de Cáceres y en una zona “muy despoblada” que limita Asturias con Lugo.

“Un proyecto ilusionante y novedoso, en un momento de comprensión de una situación compleja a nivel medioambiental que contribuye a intentar poner soluciones o facilitar posibilidades de mejora del entrono y del bienestar”. Con estas palabras definió el director de Caja Rural Zamora, Cipirano García, el proyecto Motor Verde, con el que la entidad se alía con la Fundación Repsol y el Grupo Sylvestris para ““facilitar el bienestar” y “hacer que fluya la economía en el ámbito rural mediante mano de obra cercana en el entorno de la España vaciada”.

Con este objetivo, Caja Rural aporta un total de seis millones de euros al proyecto “capitaneado por la empresa Motor Verde”, mediante el que se prevé reforestar 1.200 hectáreas con la plantación de 1,1 millones de árboles de más de 15 especies distintas y autóctonas que absorberán unas 320.000 toneladas de CO2. Todo ello permitirá “actuar contra el cambio climático” y, al mismo tiempo, “aportar una economía local mediante la creación de más de 250 puestos de trabajo” y colaborar en “el crecimiento de las empresas locales”.

Para el director general de la Fundación Repsol, Antonio Calçada, la oportunidad que plantea Motor Verde supone “un gran proyecto muy ambicioso” que pretende reforestar hasta 70.000 hectáreas de nuevos bosques en toda España en un plazo de cinco a siete años y ayudar al mantenimiento de otras tantas hectáreas en bosques, así como “fomentar la formación, el empleo y la empleabilidad”, ya que “el 70 por ciento de la inversión se ejecuta en el medio local”.

En este sentido Calçada detalló que la Fundación Repsol ha lanzado un fondo de carbono de cien millones de euros con el objetivo de tener la financiación necesaria para poder reforestar entre 25 y 28.000 hectáreas en varias regiones, al tiempo que ha llegado a un acuerdo con la empresa española operadora de satélites Hispasat “para poder empezar a tener el control satelital del desarrollo de los proyectos, el crecimiento de las masas aéreas y la protección de los perímetros forestales”.

“Con todo ello se recupera biodiversidad, en un futuro se recuperará turismo y, al mismo tiempo, se genera conectividad digital”, resaltó el director general de la Fundación Repsol, quien celebró el desarrollo de esta “gran apuesta en el entorno de la nueva economía centrada en la sostenibilidad, los retornos económicos y el impacto social y ambiental”.