Versos a Oliegos, se llenó de cantos a la tierra cepedana en una magnífica tarde de cultura en la que un público numeroso escuchó a decenas de autores, con textos en leonés, castellano e incluso el quechua.  

Ante la iglesia de Riofrío, unos dos centenares de personas siguieron con atención las intervenciones, primero del grupo folk de Aires de Perales, y más tarde de los autores que han aportado textos para el libro de Versos a Oliegos editado para la ocasión en un evento coordinado al alimón por la periodista Belén Molleda y el profesor Adolfo Pérez.

Tras las palabras de bienvenida de Manuel Menéndez, alcalde de Quintana del Castillo, y de Ignacio Javier Fernández, en representación de Riofrío, la primera de las intervinientes fue Amor Aguado García, una mujer octogenaria, nacida precisamente en Oliegos, que evocó recuerdos vivos de aquel pueblo desaparecido hace casi ocho décadas bajo las aguas el embalse.

Tras esta intervención continuó una brillante serie de participaciones durante más de una hora de lecturas. A los lectores que habían presentado largos trabajos se les demandó que no leyesen  más que algún fragmento, para permitir que el acto fuese dinámico y contase con un mayor número de intervinientes.
El libro de Versos a Oliegos 2022, coordinado por Armando Ramos y editado por Puente de Letras, alcanzó este año un número de record de autores -cincuenta y dos- con trabajos muy variados que van desde testimonios del pasado a los cantos a la belleza de algún paisaje, protestas por el abandono institucional que sufre esta tierra o la contaminación que empobrece las aguas de nuestros ríos.

Eugenio de Nora. El oficio del cantor
El fin de semana cultural de la Cepeda había comenzado en la tarde del sábado con la presentación del libro “Eugenio de Nora. El oficio del cantor”, en las antiguas escuelas de Zacos. El acto de presentación contó con las intervenciones de Mariló Maroto, alcaldesa de Magaz y Saturio Aller, titular de la Asociación Rey Ordoño I; en tanto que Tomás Álvarez, coordinador de la obra, explicó que esta se inserta en las celebraciones del centenario del nacimiento gran del gran poeta leonés.

Explicó que Nora fue el primer poeta que alzó su voz vigorosa, desgarrada y crítica contra la dictadura, cuando la generalidad de los escritores, incluso aquellos que habían sido contestatarios, inclinaron la cerviz ante la crueldad del golpismo que destrozó el país.

Pero recalcó que en Nora hay también un cantor del amor y un cantor del paisaje, un paisaje focalizado en la Cepeda, su tierra de origen. “Hay en Eugenio de Nora un amor perenne hacia su tierra, una tierra de afectos y colores puros. El recuerdo a aquel mundo sencillo y humilde está en toda su obra; reaparece una y otra vez, en ocasiones para describir un paraíso, otras para contraponerlo a un país y a un tiempo de plomo y sangre; a veces para compartirlo con la mujer amada”.

El libro se encabeza con una visión de la vida del poeta desde su entorno familiar, desarrollada por su hijo Eugenio García Pac; contando además con textos de Rogelio Blanco, José Luis Puerto, José Enrique Martínez, Tomás Álvarez, Antonio Natal, Eloy Terrón y Ricardo Magaz. Finaliza la publicación con una conferencia que Eugenio de Nora pronunció en Zacos en 1997, sobre su obra; y una antología de poemas de sus distintos libros. En las guardas del libro aparece un mismo poema de Nora, en dos momentos de su elaboración. En la parte gráfica destaca una amplísima serie de fotografías cedidas por la familia del poeta, así como dos trabajos del pintor Benito Escarpizo.
El gran programa cultural de la Asociación Rey Ordoño I, continúa esta semana con el Día de las letras Cepedas, y el homenaje a Sendo, actos del día 13, en la casa del Concejo de Villamejil.