“Las elecciones del próximo 13 de febrero son muy importantes para Castilla y León, porque nosotros no convocamos elecciones para partidas nacionales como dicen los partidos que ven que ya no tienen el apoyo de sus paisanos. Para nosotros lo primero son los intereses de nuestros paisanos incluso por encima de los del partido”, aseguró hoy en La Bañeza (León) el presidente del Partido Popular, Pablo Casado, durante su participación en el último acto de la precampaña electoral y en el que también estuvo presente el candidato a la Presidencia de la Junta, Alfonso Fernández Mañueco.

Un acto en el que aseguró que en las elecciones “no hay alternativa”, porque “o está Mañueco o está Pedro Sánchez” y porque “votar a Mañueco tiene un plus”, ya que supone “votar a un partido que gobierna en Europa, que va a gobernar en España como mucho en dos años y que hasta entonces es la fuerza de oposición en España para no permitir algunos atropellos a Castilla y León”.

Unas elecciones en las que “se juega un modelo de libertad” y en las que el PP “tiene que gobernar en solitario, sin pactar en los despachos, sin poner precio a una enmienda presupuestaria y con un gobierno transparente que tiene una esperanza de futuro para poder seguir creyendo y creando oportunidades”.

En este sentido, el ‘popular’ quiso dejar claro que Alfonso Fernández Mañueco “es una persona seria que no tendría ningún interés de adelantar las elecciones si no hubiera visto en riesgo la estabilidad y la gobernabilidad de un Gobierno en coalición en el que no se estaban respetando los acuerdos”.

Horas antes del inicio oficial de la campaña electoral, Pablo Casado mandó un mensaje a los “puristas electorales”, a quienes les recomendó que “acudan a un pueblo, aunque sea a una casa rural”. Asimismo puso de relieve la “falta de coherencia” de quienes “quieren defender que les gusta que España esté llena pero atacan a la agricultura, la ganadería, la caza o la pesca” al mismo tiempo que “no blindan los consultorios médicos, las escuelas, las frecuencias ferroviarias o el transporte público”.

El presidente del PP también tuvo unas palabras para a aquellos que “tanto defienden la ganadería extensiva” para pedirles que “si tanto les gusta, permitan la caza del lobo al norte del Duero” para que, de una forma certificada por las autoridades, haya unas cuotas de caza del lobo, algo que “además de generar riqueza en los ayuntamientos”, permite “equilibrar manadas que se expanden porque no hay forma de limitarlas”.

Compromiso con León

“Mi compromiso con León es que cuando lleguemos al Gobierno defenderemos al Corredor Atlántico, una infraestructura esencial para la industria, los productos agrícolas y la movilidad porque León ya cedió con una descarbonización adelantada por los que quisieron adelantar los plazos en época de un Gobierno socialista aunque hay países en Europa que están reactivando las centrales de carbón”, aseguró Pablo Casado, quien lamentó que “los compromisos con las cuencas mineras han quedado en ministros y vicepresidentes ecologistas a los que no les gusta el carbón, ni el gas, ni la nuclear, ni la eólica porque mancha el paisaje, ni la hidráulica”, sino que “lo que les gusta es que la luz suba”.

El presidente de los ‘populares’ también mostró en La Bañeza su compromiso con las autovías de Ponferrada a Orense, para que “haya una vía de alta capacidad como estaba planificado”, al igual que con Valladolid. Asimismo, apostó por la ciudad de León con proyectos como la segunda fase del Parador de San Marcos o el Palacio de Congresos y Exposiciones