La Comisión de Patrimonio se da por enterada del estudio arqueológico realizado en el marco del Proyecto de Modernización del Regadío en la Comunidad de Regantes del Canal Alto de Villares. Este proyecto deberá ser objeto de intervención arqueológica a lo largo de la zona afectada por el paso de las tuberías en los sitios de ‘La Reguerada’ y ‘El Oteiro’. La intervención consistirá en sondeos arqueológicos que, combinando medios mecánicos decapados con un cazo de limpieza poco profundos y cuidadosos, junto con los manuales, permitirán conocer su incidencia en ambos yacimientos antes de la colocación de la tubería.

Este trabajo deberá ser objeto de control o seguimiento arqueológico de todos los movimientos de tierra que conlleve, realizado por parte de un técnico con competencia profesional en la materia. El promotor de estas obras deberá presentar, para su autorización por la Comisión Territorial de Patrimonio Cultural, la separata técnica de las obras que atravesarán el Camino de Santiago, descritas adecuadamente junto con los plazos de ejecución y las alternativas de paso que se ofrecerán a los peregrinos mientras el Camino permanezca cortado. Además, se describirán adecuadamente las tareas de reposición y restauración de las que deberá ser objeto el itinerario jacobeo para devolverle sus características antes de las obras, incluida la reposición del arbolado u otros elementos vegetales que pudieran verse afectados.