La hasta ahora presidenta del Atlético Astorga pone punto y final a una etapa. Sagrario Gonzalez se ha despedido hoy del club que ha dirigido en los últimos once años. Muy emocionada ha reconocido que necesita descansar y que “no puede más”, pero también ha subrayado que “llevo al Atlético Astorga en mi corazón”.

Sagrario ha destacado que ahora quiere pasar tiempo con su familia y amigos y ha puesto sobre la mesa que siempre ha tomado las decisiones que ha considerado que, desde la humildad, eran las mejores para el equipo.

Gonzales ha tenido palabras de agradecimiento para Miñambres, “el mejor entrenador que ha tenido el Astorga en los últimos años”, para el cuerpo técnico, colaboradores, patrocinadores y para la plantilla.

La ya expresidenta ha hecho balance y ha afirmado que han sido años bonitos aunque con aspectos difíciles. Se va con la conciencia tranquila y por haber trabajado para que el club viva años dorados. Con ella se han jugado tres play off, se consiguió un ascenso y se jugó dos años en Segunda B.

“Este año ha sido muy complicado por la pandemia”, ha reconocido, destacando que a pesar de todo sólo ha habido dos positivos, contagios que se han producido fuera del Atlético Astorga. González ha agradecido el trabajo a su junta directiva y a los jugadores que entendieron que sólo podría salvarse el presupuesto si se bajaban el sueldo.

Sagrario ha reconocido que este año el Astorga ha sido un club referente y aunque se queda con la espina clavada por no ascender este año, se va orgullosa de lo conseguido y dejando la mano tendida en lo que pueda ayudar.