Coincidiendo con la festividad de Santiago, 25 de julio, el Palacio este domingo la pieza conmemorativa por el día del patrón: Santiago peregrino de Turcia. Se trata de una de las piezas más destacadas de la colección santiaguista y se encuentra en la cabecera del Provisorato, la sala dedicada al Camino de Santiago y a la iconografía apostólica en la Diócesis de Astorga.

Además de su calidad, esta obra destaca por la originalidad de su iconografía. Presenta al Santiago peregrino con sus atributos clásicos, a saber el bordón, ladeado sobre su brazo izquierdo, sombrero de ala ancha con una vieira en su parte central y amplios ropajes, espléndidamente modelados, que son señas de identidad de maestros flamencos o borgoñeses que difunden estos modelos por el Camino de Santiago o incluso trabajan en esas zonas creando sus propios talleres en ellas.

El rostro, sereno, muestra una barba densa y abundante que cae simétrica mezclándose con sus largos cabellos. Lo distintivo de esta talla es que el apóstol está también leyendo, pues porta un libro, en esta ocasión abierto, que nos transmite su faceta como discípulo de Cristo y difusor de Su palabra.

La escultura de Turcia puede datarse en los primeros años del siglo XVI. Su autoría no ha podido ser documentada a día de hoy, proponiéndose en alguna ocasión su cercanía con Alejo de Vahía, que trabaja para el obispado de Oviedo cuando esta zona de la ribera del Órbigo donde se ubica Turcia pertenecía a dicha diócesis.

Parece correcto, ante la ausencia documental que respalde tal afirmación de autoría, buscar la ejecución de esta talla en un artista cercano a esos talleres y estéticas nórdicas que están documentadas en la zona de la diócesis asturicense.

Es, sin duda, una de las obras escultóricas más notables de la colección jacobea del Museo de los Caminos y procede de la Iglesia de la Natividad de Nuestra Señora de Turcia (León). 

Cada mes se da a conocer la nueva “pieza del mes” en el día 25, coincidiendo con la festividad dedicada a Santiago, 25 de julio. Peregrinos ilustres junto a otros anónimos, la presencia de lo jacobeo en las leyendas y en los textos escritosforman parte inherente de Astorga y en este Año Jacobeo el Museo de los Caminos dedica su “pieza del mes” a las obras santiaguistas conservadas en la colección permanente expuesta.