ICAL

La administración de Loterías número 4 de León, en la calle santa Clara, vendió un décimo de terminal del segundo premio del sorteo del Niño de este 2023, en lo que supone su primer premio importante en esta cita del 6 de enero y su propietario recibirá 75.000 euros. Se trata de la primera vez que la fortuna sonríe en este sorteo a un establecimiento acostumbrado a repartir la suerte, ya que en sus 65 años de vida contabilizan 60 premios ‘gordos’.

“Estamos realmente contentas. El Niño era nuestra espinita clavada. Nuestra misión es dar premios y se nos está dando bien, de momento. Esperamos que siga la racha”, manifestó la lotera, Concha Fernández, acompañada por otra trabajadora de la administración, Cintia González.

Ambas mostraron su satisfacción por mantener viva la ilusión de ser un local agraciado. “La verdad es que no tenemos amuleto pero tenemos suerte y muy buenos clientes, que es lo que nos ayuda día a día a estar aquí. Esto es suerte y la tenemos”, afirmó Concha, que anticipó su optimismo de cara al sorteo del 22 de diciembre. “El año que viene, el Gordo de Navidad, que ya lo dimos en el 98”, comentó.

La administración de Santa Clara repartió en el sorteo del pasado 22 de diciembre seis millones correspondientes a un quinto premio, del que fueron beneficiarios los agentes de la Policía Local de León.

Por otro lado, en el sorteo del Niño también se consignaron varias series del posterior al Gordo, el 89604, cinco en el Bar Legio Cafetería de Benavides de Órbigo y una en la administración número 22 de la capital, Santa Bárbara, localizada en el Centro Comercial Espacio León.

Por cada uno de los décimos agraciados sus poseedores recibirán 1.320 euros y a falta de confirmarse la cantidad de boletos adquiridos Chari, desde el Bar Legio, que conoció la noticia por la Agencia Ical, celebra la buena suerte porque se trata del primer gran premio vendido en el establecimiento (un punto mixto) correspondiente a los sorteos navideños por excelencia, aunque ya han repartido alguno importante de los semanales.

Foto: Peio García