El primer ciudadano que se acercó este domingo al Pabellón Rectivía de Astorga para ejercer su derecho al voto tuvo que sustituir durante unos minutos al vocal de una mesa electoral cuyo titular se había marchado al haber ocupado su lugar otro, por error.

La mesa electoral se abrió con el vocal eventual, que abandonó su lugar en cuanto regresó el ciudadano que tenía asignado el puesto para la jornada electoral.