Unión del Pueblo Leonés en el Ayuntamiento de Santa María del Páramo ha manifestado su indignación ante la supresión de las paradas en el nuevo mapa de rutas de autobús interautonómico que propone el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, así lo ha afirmado Alicia Gallego, la alcaldesa de dicho municipio, quien considera que esta decisión “supone otro ataque más al mundo rural, la desconexión de la población, una discriminación y una falta absoluta de atractivos e incentivos para poder asentarse familias en el mundo rural, a la vez que dificulta el mantenimiento de nuestros mayores en el mundo rural”, critica la leonesista, quien lamenta que en el caso de Santa María del Páramo se eliminan la parada de las rutas que pasaban o provenían de Hospital de Órbigo y La Bañeza, y además nos dejan sin parada en la Madrid-León y Asturias, ya que para poder utilizar dichos transportes hay que desplazarse hasta las localidades mencionadas, afirma Gallego quien carga las tintas contra el ministerio, cuya decisión es una vuelta de tuerca más para discriminar a las zonas rurales y condenarlas a más despoblación y menor actividad económica, olvidando que somos los graneros y mantenedores de los núcleos urbanos, todo ello pese a los anuncios de bonificación del servicio público, lo que lo convierte en un sin sentido absoluto y un engaño, añadió la alcaldesa.

Y a todo esto se suman las declaraciones de un presidente de la Diputación Provincial en apoyo a su líder del partido pero dejando a un lado sus funciones como presidente de una institución cuya labor es la de defender los intereses de los pueblos, nos preguntamos desde UPL cuál es el papel de la Diputación en la asistencia a los pueblos, cada vez más abandonados en el apoyo decidido que deberían de hacer en cuestiones tan básicas como los servicios públicos y en este caso solucionando un asunto tan importante como el de ofrecer la movilidad necesaria para el asentamiento en el mundo rural, es absolutamente lamentable que un presidente de la Diputación califique de valiente la pérdida de servicios y una muestra de dejación de sus funciones y servilismo a instituciones superiores por identidad o afinidad política. Y si a esto le unimos la dejadez de la declaración de servicio público al trayecto en tren León-Valladolid-Madrid, con lo que conlleva de imposibilidad de beneficiarnos como provincia, estamos hablando de políticas que ni mejoran la vida ni ofrecen calidad en los servicios a los ciudadanos, ni son reivindicativas con las administraciones superiores.