El equipo de gobierno del ayuntamiento de Valderrey está cansado de que el equipo médico y el ayuntamiento estén a una trabajando por los vecinos y dejándose el alma día tras día y el SACYL continúe eludiendo responsabilidades.

Es por todos conocida la lucha de este ayuntamiento por mantener sus tres consultorios abiertos, Castrillo de las Piedras, Carral y Barrientos, la cantidad de reformas, inversiones, movilizaciones y compromiso por darle a nuestros vecinos una sanidad de calidad. A día de hoy, tenemos consulta en estos consultorios y tenemos a un equipo médico único y envidiable que son el claro ejemplo de la vocación médica y la entrega por su trabajo. Lo que no entendemos que sea normal es que el médico tenga que ir todos los martes al consultorio de Carral y pasar consulta sin ningún tipo de servicio del SACYL. Hace varios meses este ayuntamiento escribió una queja a la gerencia de Atención Primaria, una de tantas, solicitando el arreglo de este equipo, que tenía muchísimos fallos, así como el arreglo de la cobertura en el consultorio de Barrientos y que se reemplazase el aparato de intranet, que es el más antiguo de la zona. Destacamos que este es un servicio único del sacyl, gestionado puramente por ellos y que solo puede ser arreglado y llevar un mantenimiento de ellos.
Días después, se llevaron este aparato y, semanas después todavía ni lo han instalado de nuevo ni arreglado los fallos del servicio. Cada semana los pacientes acuden a consulta, el equipo médico hace su trabajo, pero el SACYL resbala responsabilidades dejando más que claro que no tiene ningún interés en el servicio de este consultorio y que los pacientes son solo números para ellos.

Es de alabar la entrega del médico, pasando consulta y luego yendo a otro de los consultorios para volcar todos los datos médicos a los programas que así lo precisen y a las carpetas de salud de cada ciudadano. Gracias, de verdad, gracias.

¿Qué tiene que pasar para que entendamos que la salud no es un tablero de juego? ¿Qué tiene que pasar para invertir en sanidad, invertir en profesionalidad y en compromiso?