Desde el Ayuntamiento de Valderrey y especialmente desde la concejalía de Medio Ambiente, presentaron a principios de este año un proyecto para el incremento de la biodiversidad en las áreas urbanas del municipio desde el Plan PIMA-CC, un plan de impulso al medio ambiente y al cambio climático. Ahora, y tal y como se aprobó ayer en el consejo de Gobierno, Valderrey ha sido uno de los 19 municipios de Castilla y León, el único en la provincia de León, al que nos ha concedido esta subvención.

El proyecto tiene como objetivo la restauración de varios humedales presentes en nuestros pueblos, concretamente en la zona de la Sequeda, consiguiendo la creación de zonas verdes multifuncionales, teniendo en cuenta en su diseño las necesidades de alimentación y refugio de las mariposas, abejas, otros insectos y aves, así como embellecer la zona a través de diferentes instalaciones de descanso y disfrute.

Con este proyecto llevarán a cabo la restauración de varias lagunas situadas en Valderrey, Tejadinos, Bustos, Matanza y Curillas. Estas charcas o lagunas temporales, forman parte del paisaje natural que rodea nuestros pueblos y creemos que hay que ponerlas en valor y conservarlas. Se trata de un patrimonio natural que reporta innumerables beneficios a la sociedad como la regulación del clima, la conservación de la biodiversidad, regulan la desecación de zonas áridas, pueden ser puntos esenciales para que la fauna acuda a beber y alimentarse, o simplemente nos permiten observar los animales y plantas en su entorno natural. Estas lagunas que tenemos en la Sequeda son temporales con un ciclo variable, en el que tienen agua en otoño e invierno y se quedan secas en los meses de verano y por eso son tan maravillosas, ya que el ecosistema que vemos en ellas se ha ido adaptando a los periodos secos y húmedos.

En estas lagunas se harán diferentes actuaciones tales como la creación de oasis de mariposas e insectos, de unos 35m2 cada uno, perimetrado con una pasarela de madera en el interior, instalación de dos refugios u hoteles de insectos por laguna, 5 cajas nido para aves insectívoras, plantación de nuevos árboles e instalación de paneles interpretativos y mesas de picnic en cada laguna.

Todo este proyecto se realizará en dos fases, adecuando tres lagunas el primer año y dos el segundo, debido a la gran envergadura del propio proyecto. El objetivo principal que tenemos desde el ayuntamiento y desde la concejalía de Medio Ambiente es seguir poniendo en valor todos los recursos patrimoniales y naturales que tenemos en el municipio. Al igual que comenzamos haciendo con las Torcas de Barrientos, Las vías verdes en el Río Tuerto o el área natural en el Puente Valimbre, pretendemos que este proyecto de rehabilitación, conservación y puesta en valor de nuestras lagunas de La Sequeda, suponga un antes y un después en la zona, enriqueciendo los espacios naturales y fomentando un turismo sostenible.

Este proyecto lleva en nuestra cabeza y en nuestras manos muchos meses. Han sido semanas de duro trabajo y de mucha ilusión y por fin puede ver la luz. Estamos muy emocionados de saber que la Infraestructura Verde que se conseguirá con la restauración de las lagunas estará no solo dirigida a la conservación de la biodiversidad, sino que tiene una vocación multifuncional, pretendiendo mejorar el estado general de conservación de los ecosistemas, fortalecer sus funciones ecológicas y fomentar un turismo en la zona único.