Villoria de Órbigo ha recibido las fiestas navideñas con la inauguración de un Belén tejido por las integrantes de la Asociación de Mujeres ‘Villa Áurea’ y por los vecinos de la villa ribereña y con el encendido oficial del árbol de ganchillo de Navidad de 15 metros y de más de 200 mándalas de hilo.

Este año ha sido una vez más todo el pueblo el que se ha implicado en el proyecto e incluso ha participado gente de fuera. Para seguir creciendo, en esta ocasión se han realizado más de 200 mándalas nuevas que se suman a los miles de cuadros de ganchillo que ya había. Además el Belén también ha crecido con nuevas escenas y personajes del pueblo. Edificios, oficios y personajes significativos de Villoria y elementos decorativos para vestir toda la Plaza del Pueblo.

El trabajo es indudable y además une y entretiene, como destacan desde Villa Aurea, la asociación promotora de esta “navidad de ganchillo”.

Cuadros en los balcones, dos árboles más pequeños hasta muñecos de nieve y un trineo con Papá Noel, entre otros. Todo ello realizado de manera artesanal gracias al esfuerzo de las integrantes de ‘Villa Áurea’, a la colaboración de particulares y empresas y al patrocinio del Ayuntamiento de Villarejo de Órbigo, que apostó por este evento desde el primer momento.