Hasta el 30 se septiembre se puede ver, en las salas de la planta primera del Auditorio de Benavides de Órbigo, una amplia exposición dedicada a la primera guía moderna del Camino de Santiago, escrita por el monje alemán Hermann Künig von Vach(siglo XV), muestra centrada especialmente en el tramo de León.

Künig sitúa a León como una ciudad estratégica en el avance hacia Compostela, y manifiesta la existencia de tres vía para seguir hacia la ciudad del Apóstol: la del Salvador (san Saluator), por Oviedo; la de Astorga (Storgess), pasando por Rabanal y Foncebadón; y la de Santa Marina del Rey (sancte Maurin), que avanza por medio de la Cepeda hacia Brañuelas y Cerezal de Tremor, para alcanzar Ponferrada (Bonforat).

El autor de la guía recomienda la tercera vía, porque va por zona muy segura, con  numerosos pueblos, gente que atiende al peregrino con “vino y pan”, y evita subir montañas “dejándolas todas a la izquierda”. En efecto, por esta vía se superan los Montes de León a una cota de 1100 metros, en lugar de los más de 1500 de Foncebadón.

La exposición se articula en tres ámbitosSantiago ApóstolEl peregrino, y Los caminos seguidos por Künig. En el capítulo de Santiago, se presenta al Apóstol con obras cedidas por el Museo de los Caminos de Astorga y una gran infografía con las distintas representaciones de Santiago: como apóstol, como peregrino, como guerrero, etc.

El capítulo del peregrino, se abre con los atavíos clásico del antiguo caminante, facilitados por la Asociación de Amigos del Camino de Santiago de León “Pulchra Leonina”; y luego se amplía la explicación, con una infografía y elementos etnográficos, cedidos por numerosos particulares.

Por último, en el la explicación del Camino, se sigue el itinerario de la propia guía a Compostela, con inicio en Einsiedeln (Suiza) y retorno hasta Aquisgrán (Alemania), si bien la muestra se centra en el territorio leonés, en concreto en el camino de Santa Marina, del que habla el monje alemán.

Este trayecto se presenta con una  amplia serie de imágenes, que se inicia con los restos del gran crucero gótico del Mirador de Trobajo, donde arrancaba la variante de Santa Marina del Rey, población que en los días en que vivió Künig era la mayor del valle del Órbigo y contaba con dos hospitales de peregrinos, los de Santa Catalina y San Lázaro.

Se dedica también notable atención al paso del Órbigo, con una gran presencia de Benavides, en la que destaca la magnífica escultura de un popular santo peregrino, san Roque, obra del entorno del siglo XVII, quien porta las típicas conchas de los viajeros santiagueños. Aparece, asimismo, una reproducción de una vidriera dedicada a san Martín de Tours, otro santo ligado a la vía compostelana, pieza moderna, obra de Grisallas. Ambos trabajos pertenecen a la iglesia parroquial de esta población.

Entre el contenido del paso por la Cepeda destaca la presencia de la Virgen del Socorro, de Donillas, considerada patrona de la comarca, con diversos exvotos dedicados a la gran misma.

Seguidamente, figura el paso por el Bierzo, iniciado en Cerezal de Tremor, de donde se presenta una gran fotografía de los restos del convento franciscano. A continuación aparecen otras poblaciones de la ribera del Boeza y el Sil. Finalmente, las imágenes dan cuenta del paso por Lugo, la llegada a Santiago y el retorno hacia Aquisgrán.   

La muestra se presenta en horario de tarde y fue inaugurada por la alcaldesa de Benavides, Esperanza Marcos, quien recordó el pasado peregrino del municipio: “Medio siglo después de publicarse la guía de Künig, el Concejo de Benavides pedía ayuda al rey Carlos I de España, para mejorar el puente existente entre esta villa y Santa Marina, porque por él “iban y venían

los peregrinos santiagueños”, documento que se recoge en la propia exposición”.

Finalmente  la alcaldesa mostró el compromiso de  Benavides por recuperar esa vía peregrina porque “contribuirá a animar la vida de nuestros pueblos, necesitados de estímulos para superar un tiempo difícil.”

La exposición ha sido realizada conjuntamente por la Asociación de Amigos del Camino de Künig y el Ayuntamiento de Benavides, que han contado con la colaboración de los ayuntamientos de Santa Marina del Rey y Astorga; así como del Museo de los Caminos de la Ciudad de Astorga, la parroquia de Benavides de Órbigo y la Asociación Cultural Rey Ordoño I, y otras entidades y particulares de diversas comarca leonesas.