Con el propósito de recuperar tradiciones propias que han ido perdiendo relevancia a la par que la fiesta importada de Halloween ha ido ganando en popularidad, este pueblo propone volver al origen de aquellas remotas noches en las que las personas se reunían alrededor del fuego y las velas para contar viejas historias de aparecidos.

Será el sábado día 31 de octubre a partir de las siete de la tarde. La tradición dice que hay que engañar a los malos espíritus, disfrazarse de uno de ellos con pieles y o ropas viejas para que pasen de largo.

Como en los viejos tiempos, se asarán castañas como símbolo de liberación de las almas del purgatorio, y se ofrecerá vino con miel contra las penas del mismo modo que filósofos y poetas romanos lo consumieron para curar la tristeza. No faltarán las sopas de ajo, ritual de las cenas en familia y del espíritu de austeridad de la tierra.

Para asistir tan solo hay que llevar una buena historia que contar con sus muertos, mortajas, fantasmas y seres queridos que regresan del más allá para recordar promesas incumplidas. Para romper el hielo contaremos con la representación de las actrices Elena Puyó y Marta Cuñado que interpretarán dos obras de micro teatro bajo el título Cuando mueras ¿qué harás tú?

Será obligatorio el uso de mascarilla. Entrada libre hasta completar aforo.