Cantidad de vecinos de todo en entorno de La Sequeda y Maragatería, además de la Valduerna y otros puntos de la provincia, se han calzado las zapatillas este domingo para recorrer los nueve kilómetros que separan Valderrey de Morales del Arcediano por el Camino Gallego y, que de llegar a poner en marcha, “quedarían sepultados bajo los macroproyectos solares que prevén para la zona varías multinacionales”.

Niños, adolescentes, personas mayores, familias enteras han secundado la protesta ciudadana convocada por la Plataforma Valderrey Pueblo Unido. A su llegada a la explanada de Morales varias personas han tomado l palabra para recordar que “en nuestros pueblos hay vida aunque nos quieran hacer pasar por muertos”. La reivindicación ha sido unánime “un modelo enérgico sostenible si, pero no de esta manera”, han recordado, explicando que en esta zona hay proyectos de turismo por desarrollar, hay paisajes de gran valor y “vida”, por eso “no queremos acabar sepultados bajo un millón de placas”.

Elena Rodríguez, de Valderrey, ha sido la encargada de leer un manifiesto donde han pedido a ayuntamientos, diputación, Junta y Gobierno “una regulación de este tipo de macroproyectos para salvaguardar nuestro paisaje y que no se vea amenazada nuestra economía, por eso pedimos una protección de varios kilómetros para nuestras poblaciones y que Lis administraciones ejerzan la custodia a la que están obligados por ley”.

Además, desde la Plataforma Alta Valduerna han anunciado que el próximo 5 de septiembre celebrarán otra marcha reivindicativa desde Villar de Golfer a Destriana.

La jornada no ha perdido su carácter festivo, a la par que reivindicativo, han ondeado banderas de León, y han donado joyas populares. El grito es unánime “vida y futuro para nuestros pueblos”.