El Ayuntamiento de La Bañeza ha presentado esta mañana el ‘Trek Elles Marchent’, un proyecto que se desarrollará en el Sahara marroquí, a finales de febrero. La iniciativa está gestionada por la Concejalía de Igualdad y surge a raíz de las actividades de intercambio llevadas a cabo entre las ciudades hermanas de La Bañeza y Gennevilliers.

“Se trata de un reto deportivo y solidario dedicado a las mujeres, que pretende fomentar la superación personal y marcar unas metas, además de fomentar las relaciones entre los diferentes países”, destacó el alcalde bañezano, Javier Carrera, poniendo también de manifiesto que, si bien una parte de esta iniciativa viene financiada por el propio Ayuntamiento, también cuenta con colaboración privada.

La concejala de Igualdad, Carmen Macho, explicó que la unión de La Bañeza a este proyecto surgió en noviembre del pasado año, en una visita a Gennevilliers. “Es un reto solidario, los equipos están compuestos por mujeres y discurrirá por diferentes localidades, tratando de impulsar la interacción entre las personas, porque fruto de ello son muchos otros retos solidarios que se han llevado a cabo”.

La técnica de Turismo, Elisa Beatriz Pardo, destacó que el trekking se prolongará durante cuatro días, con 30 kilómetros diarios. Se celebra en dos sesiones distintas, con 50 equipos, que hace un total de 200 mujeres en cada una de las sesiones que se celebran, y, “en nuestro caso, la idea es participar en dos equipos mixtos, formados por mujeres de las dos localidades. La particularidad del trekking nos hizo plantearnos el perfil de las participantes, reuniendo una serie de características para llevarlo a cabo”.

El animador del CEAS, Alberto Santamarta, hizo alusión a la selección de participantes. “Una de las condiciones era que las mujeres hayan tenido relación con el área del Servicios Sociales, y ese fue el punto de partida. A partir de ahí, la propuesta llegó a muchas mujeres y se dan muchas circunstancias. Hay un mínimo de requisitos, no hace falta un gran nivel, pero sí un mínimo de condiciones físicas y salud. El siguiente paso era contar con la voluntad de las personas”. Santamarta considera que “este reto es una oportunidad de superación personal”.