El obispo de Astorga ha pedido a todos los sacerdotes que realicen a lo largo del mes de julio en todas las parroquias una colecta a favor de esta causa

En la Diócesis y Cáritas Diocesana de Astorga compartimos la tristeza y la angustia por el reciente incendio producido en la Sierra de la Culebra y el Valle del Tera en la provincia de Zamora, que ha quemado más de 30.000 hectáreas y lo convierte en uno de los más devastadores de nuestro país. Y nos unimos al sentimiento de los habitantes de los pueblos que lo han sufrido.

El obispo de Astorga, Jesús Fernández, visitó la semana pasada la zona afectada acompañado por la directora de Cáritas Diocesana de Astorga, Inmaculada del Peso. Ambos agradecen el gran y extenuante trabajo de las brigadas de extinción y de los responsables de la evacuación de los pueblos afectados.

Tras conocer in situ los efectos de esta tragedia medioambiental a través del testimonio de los sacerdotes de la zona, destacamos el esfuerzo de todos los que se han implicado en intentar detener el avance de las llamas. Su generoso servicio es una llamada a la solidaridad ya que sólo practicándola podemos mirar al futuro con esperanza.
La fraternidad nos hace sentirnos responsables de todos y desde Cáritas Diocesana de Astorga, institución responsable de la acción caritativa y social de la Iglesia en nuestro ámbito diocesano, hacemos un llamamiento a las instituciones públicas para que no se olviden de la situación en la que han quedado estas zonas y se comprometan de manera decidida a habilitar los recursos suficientes para poder remediar los gravísimos daños provocados por
el incendio. Y que esas ayudas lleguen pronto a sus destinatarios para evitar que la situación se agrave aún más, ya que muchos medios de vida de las personas de estas zonas han desaparecido o se han visto gravemente perjudicados.

Confiamos además en que los medios que se dispongan se inviertan buscando el bien común y la promoción
y revitalización de la vida económica, social y ambiental de toda el área gravemente afectada en su biodiversidad.

Habilitada una cuenta corriente y el Bizum para atender las necesidades primarias de los damnificados por el incendio de la Sierra de la Culebra y el Valle del Tera en Zamora.

Ambas instituciones están a disposición de todos los que nos necesiten, especialmente de los más vulnerables. Y se ha activado una cuenta bancaria con el fin de recoger donativos que se destinarán a atender las necesidades primarias de los afectados. La cuenta de Caja Rural de Zamora es ES43 3085 0024 0723 3991 2616 con el concepto Emergencia Sierra de la Culebra.

También está activo el Bizum 02815, en el que, especificando el destino a favor Emergencia Sierra de la Culebra, se recogerán los donativos con el mismo fin que la cuenta bancaria. Poniendo nuestra confianza en el Señor, que hace nuevas todas las cosas ((cf. Ap 21,5), le pedimos nos ayude a iniciar juntos un nuevo camino que palíe la situación en la que han quedado las familias y los pueblos y colabore a la regeneración medio ambiental de la zona.