La Consejería de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural de la Junta de Castilla y León comunicó hoy al Consejo de Gobierno la contratación por 14,7 millones de las obras necesarias para llevar a cabo la modernización de los regadíos de la zona regable de Llamas de la Ribera, en la provincia de León.

La actuación, que será llevada a cabo por el Instituto Tecnológico Agrario de Castilla y León, cambiará el sistema de riego por gravedad actual por un riego con presión mediante la instalación de un sistema de bombeo y regulación y la ejecución de la red de distribución de agua con tomas o hidrantes en parcela. Para ello también ha sido necesaria la realización de una nueva concentración parcelaria en consonancia con lo establecido en la Ley Agraria de Castilla y León.

Las obras previstas cuentan con una dotación presupuestaria de 14,7 millones de euros y un plazo de ejecución de 24 meses y tienen entre sus elementos más significativos la construcción de la balsa de regulación, la balsa de riego, la estación de bombeo, la instalación de la red de riego y de un sistema de telecontrol que permite un uso eficiente del agua.

También se instalará un parque fotovoltaico para suministrar energía eléctrica a la estación elevadora, lo que dotará de independencia energética a los regantes. Estas actuaciones irán acompañadas de las correspondientes mejoras en las infraestructuras rurales como son la reparación de caminos y obras de corrección del medio natural.

Todo ello permitirá modernizar 878 hectáreas, lo que va a facilitar el trabajo de los agricultores y mejorar la competitividad de sus explotaciones al poder diversificar los cultivos e incrementar sus producciones mientras optimizan el uso del agua y la energía, reduciendo costes y mejorando ambientalmente este regadío.

La zona regable de Llamas de la Ribera se encuentra en la ribera del Órbigo, al noroeste de León, y comprende 878 hectáreas. Está administrada por la Comunidad de Regantes de Llamas de la Ribera y Presa Camperón, con 338 hectáreas, la Comunidad de Regantes de Presa Forera, Canillas y Llacín, con 421 hectáreas, y la Comunidad de Regantes del Canal de Carrizo, con 119 hectáreas.

La actuación se lleva a cabo en aplicación del convenio de colaboración entre el Itacyl y las citadas comunidades de regantes, para la ejecución y financiación de las obras de modernización y consolidación del regadío de la zona regable de Llamas de la Ribera, por el que se establece que las obras serán ejecutadas completamente por la Junta, que financiará el 71 por ciento de la inversión, correspondiendo a las comunidades de regantes el pago del 29 por ciento restante. La Administración autonómica también realizará la dirección de las obras y la coordinación de seguridad y salud.