El ayuntamiento de Villagatón lleva reclamando desde hace un año a RENFE la recuperación de las paradas del tren en la estación de Brañuelas tal y como se hacía antes de la pandemia, es decir, tres veces dirección Madrid y otras tres, dirección Galicia. En la actualidad, el transporte ferroviario se ha reducido a una parada de ida y otra de vuelta en cada sentido. En el caso de necesitar hacer un viaje a Astorga o a León, la salida sería a las 6 de la mañana y la única vuelta a las 23:45 de la noche, por lo que los vecinos se ven obligados a coger un taxi o fijar sus citas médicas o sus compras siempre en martes, que es el único día en el que pueden hacer uso del transporte a la demanda en autobús. La alcaldesa, Carolina López, ha enviado ya 8 o 9 escritos a RENFE indicando que sí hay viajeros y solicitando que se ponga en marcha un sistema de demanda para que el tren pare sólo cuando se avise al maquinista.

Por otro lado, la regidora ha apuntado que el pantano de Villagatón estará cerrado y listo para su explotación a finales de este año y que la Comunidad de regantes de Villameca se encargará de su gestión, una vez que la Junta de CyL y la Confederación Hidrográfica del Duero autoricen su puesta en marcha.

Por último, de cara al verano y si la pandemia lo permite, el ayuntamiento de Villagatón-Brañuelas piensa abrir la piscina municipal, recuperar los campamentos urbanos infantiles, los talleres de gimnasia, taichi y música tradicional y harán promoción del museo del ferrocarril, las rutas de senderismo y la galería romana del Górgora para que los visitantes se acerquen a conocer el municipio. Carolina López ha añadido que ya se van a comenzar las obras de 3 viviendas para alquiler social y que en la guardería ahora no hay niños, pero en la escuela cuentan con 6 alumnos. “Seguiremos luchando, ha dicho, para mantener los servicios y recuperar los que se han perdido, como el servicio médico en los consultorios”.