El pasado fin de semana daba sus primeros pasos el Instituto de Estudios del Órbigo (IEO) con la firma del acta fundacional en el Ayuntamiento de Hospital, donde estará la sede, al encontrarse en un lugar central del territorio entre el nacimiento y la desembocadura del río. Se trata de una asociación de carácter cultural e investigador, a imagen de otros institutos de estudios leoneses, promovida por profesores, principalmente de la Ribera, vinculados a la Universidad de León, así como de la UNED, a través de la Cátedra de Territorios Sostenibles y Desarrollo Local.

El IEO nace con el fin de investigar, recuperar, conservar y difundir los valores culturales, sociales y medioambientales de la comarca de la Ribera del Órbigo y de los territorios que integran las Vegas del Valle del Órbigo.

Entre sus objetivos destacan los de velar por la protección del patrimonio sociocultural y promover la publicación de obras y documentos que, por su carácter o contenido, constituyan un punto de referencia en el hecho sociocultural de dichos territorios. “Queremos trabajar por esta zona respetando la identidad de cada pueblo, para darles vida generando actividades” de todo tipo, desde turísticas hasta ensayos con nuevos cultivos o facilitar el teletrabajo, “hay mucha ilusión y ganas de trabajar desinteresadamente por la comarca”, han asegurado dos de las promotoras de la iniciativa, la profesora de Derecho del Trabajo y Seguridad Social de la Universidad de León, María Purificación García Miguélez, nacida en Vecilla de la Vega (municipio de Soto de la Vega), y la profesora de Comercialización de Mercados de esa misma universidad, Ana Lanero Carrizo, nacida en Sardonedo (municipio de Santa Marina del Rey).

El equipo humano que está poniendo en marcha el Instituto de Estudios del Órbigo es multidisciplinar, con geógrafos, economistas e historiadores. Se creará un comité científico “para que los expertos valoren la viabilidad de las propuestas y avalen los resultados que se vayan obteniendo” y un comité consultivo para que “los pueblos y sus habitantes tengan voz y voto” porque “queremos que todos se sientan representados”. También “contamos con el apoyo de alcaldes, entre ellos el de Hospital, que nos ha cedido una sala en el Ayuntamiento para que sea nuestra sede permanente”, han indicado las promotoras.

El Instituto de Estudios del Órbigo se pone en marcha ahora, aunque la idea se lleva trabajando desde antes de la pandemia. Nace con vocación de perdurar en el tiempo y de mirar hacia el futuro, sabiendo que la comarca cuenta con un rico patrimonio y con personas con ganas de poner en práctica ideas y proyectos que permitan afrontar con ilusión el futuro. Para ello se establecerán vías de contacto permanentes con instituciones, tanto públicas como privadas, y sobre todo con las administraciones locales.