La Sierra del Teleno es desde la pasada semana territorio Sipam (Sistema Importante del Patrimonio Agrícola Mundial) de la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), una concesión que comparte con el resto de Montañas de León. La declaración ha sido acogida por parte de la Asociación Teleno Libre (antes Plataforma de Afectad@s por el Incendio del Campo de Tiro del Teleno) con “gran satisfacción y “agradecimiento” por el respaldo de un organismo internacional a “nuestra reivindicación para que el Ministerio de Defensa se haga responsable de la gestión medioambiental del área de ejercicios con fuego real”, señalan desde la asociación.

Para que la Sierra del Teleno haya sido incluida en el Sipam Montañas de León, promovido por la Diputación Provincial, ha tenido que pasar un minucioso examen por parte de los técnicos de la FAO que se desplazaron
al Teleno el pasado 3 octubre. Allí pudieron comprobar el esfuerzo de los pequeños agricultores y ganaderos, las pymes agroalimentarias y turísticas, así como las cooperativas forestales y de transformación del sector primario, por mantener “un sistema vivo y resiliente utilizando prácticas respetuosas con el territorio que han modelado el paisaje cultural, forestal y agrícola; y con la memoria de las generaciones que han labrado y existido en esta tierra milenaria”, explican desde la asociación.

En este sentido, aseguran desde Teleno Libre que este reconocimiento, “en esta zona castigada por una administración militar totalmente ajena al desarrollo sostenible de la zona que bombardea sistemáticamente sin hacerse responsable de los residuos que genera”, ha llegado como “un salvavidas cuando las poblaciones que beben el agua de los manantiales del interior de la zona de caída de proyectiles, están sufriendo de lleno las
consencuencias del último incendio sobre sus abastecimientos, entre ellas, la contaminación por cenizas”, indican.

Contradicciones y olvidos

La asociación critica “el olvido, quizá calculado”, del Ministerio de Agricultura de nombrar públicamente a la Sierra del Teleno como uno de los territorios beneficiados por la declaración de Sipam, cuando entre los municipios del Simpam se encuentran cuatro de Maragatería: Brazuelo, Santa Colomba de Somoza, y los más castigados por el campo de tiro militar: Lucillo y Luyego. Para Teleno Libre este tipo de “olvidos” forma parte de “las contradicciones” y “la política bipolar” de los gobiernos nacional y autonómico con respecto al Teleno, “por un lado no les importa el maltrato con fuego real militar, y por otro, gracias a la resiliencia y valor natural y cultural de la montaña más alta de los Montes de León, no les queda más remedio que incluirlo en las figuras de protección”.

El colectivo de Maragatería reitera una vez más, desde que fue extinguido el incendio del mes de agosto en el interior de la zona de caída de proyectiles que rebasó el perímetro militar “con consecuencias nefastas” para los habitantes de las faldas del Teleno, que el Ministerio de Defensa tiene que limpiar y descontaminar la instalación militar. “Pedimos a la ministra Margarita Robles y a la secretaria de Estado de Defensa, Amparo Valcarce, las dos leonesas y conocedoras de lo que ocurre en Maragatería, que demuestren empatía con quienes mimamos y cuidamos el paisaje y la tierra del único campo de tiro militar habitado de España”, manifiesta el colectivo, para quien el ministerio debería aprovechar la declaración de Sipam Montañas de León “para demostrar que es una administración del siglo XXI conectada con la sensibilidad y el ‘espíritu de este tiempo’ preocupado por el cambio climático y la protección de la naturaleza”.

Desde Teleno Libre, una asociación recién creada cuya junta directiva está conformada en su totalidad por mujeres, esperan estrechar lazos de colaboración con la Diputación Provincial para desarrollar todos los aspectos de la figura de Sipam Montañas de León, porque como destacaba el pasado lunes su presidente, Eduardo Morán, la importancia de la declaración -“equivalente al Patrimonio de la Humanidad de la Unesco”, decía Morán- reside en la gente que vive en los pueblos y “en especial en las mujeres, sin las cuales el mundo rural no tiene futuro”.