La fábrica azucarera de Toro (Zamora) cierra este viernes después de 75 días de actividad, desde que se iniciase la campaña el pasado 3 de octubre. Aunque la previsión era poder molturar el cien por cien de las 3.650 hectáreas de remolacha sembradas en la zona, las intensas lluvias caídas en los últimos días han impedido la recolección total de la raíz, quedando en el campo, en este momento, 1.016 hectáreas sin arrancar. Pese a ello, esta fábrica ha molturado 316.000 toneladas de remolacha líquida, una cuantía similar a la de la campaña pasada.

Gracias al plan de flexibilidad puesto en marcha hace unos años por Azucarera, la remolacha que aún no se ha podido arrancar en Toro se molturará en la fábrica de La Bañeza (León), sin coste alguno para el agricultor, al igual que, hasta el momento, los agricultores de la zona de León que decidieron adelantar la recolección de remolacha, han podido llevar la raíz a la fábrica de Toro.