ICAL
Las Cortes de Castilla y León instaron hoy por unanimidad a la Junta a que se dirija al Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana para que se supriman el peaje de la autopista entre León y Asturias (AP-66) y de la León-Astorga (AP-71). La proposición de UPL generó un cruce de reproches entre PP y PSOE, si bien el ‘leonesista’ Luis Mariano Santos aseguró que la responsabilidad es “compartida” y señaló que es una cuestión de seguridad vial, “justicia social” y “equidad” entre los territorios.

El procurador de UPL aseguró que estas dos autopistas influyen en la salida a los puertos gallegos y asturianos y añadió que pareciera que sin ser mal pensado que estuvieran puestas ahí para favorecer otros corredores y no el logístico del Atlántico. “La seguridad viaria no tiene precio”, dijo en relación a la N-120 entre León y Astorga, tenga una vía “infrautilizada” como la AP-71 y que a su juicio congestiona la carretera nacional, algo que es “inconcebible”.

Luis Mariano Santos recordó que ya en el 2016 UPL presentó una iniciativa similar y el PP votó en contra, mientras Cs se abstuvo, y la obligación de las Cortes de pedir la liberalización de los peajes de las dos autopistas en León, tras lo sucedido con la AP-9 en Galicia o la AP-2 o la AP-7 en Cataluña, así como otras dos directas de la Generalitat. Además, recordó la apertura de la AP-1 en Burgos, entre Sevilla y Jerez de la Frontera o en Alicante.
La socialista María Rodríguez aseguró que apoya todas las reclamaciones “legítimas” beneficiosas para León, “gobierne quien gobierne”, a diferencia del PP y sus socios, y añadió que la “equidistancia”, no contribuye a resolver los problemas. “León no se merece equidistancia, merece justicia”, pero indicó que no se puede olvidar quien ha fomentado el centralismo y la despoblación de la Región Leonesa.

Además, la socialista destacó que el Gobierno de Pedro Sánchez es el primero que no ha prorrogado las concesiones cuando caducan, como recordó hizo con la AP-1 en Burgos. “Es falso”, dijo que se haya liberado de la AP-9 y censuró el “doble rasero” de quienes “olvidan sus competencias” y han “agachado” la cabeza, porque recordó fue el Gobierno del PP el que prorrogó la vida útil de la AP-66, que debería haber finalizado este año, y destacó el compromiso reciente de estudiar una rebaja, además de la bonificación existente, y añadió que también fue el PP el que alargó la vigencia de la concesión de la AP-71 hasta el 2055.

La ‘popular’ Smara Morala compartió en términos generales de la propuesta porque indicó que los peajes son “caros”, al igual que el resto de los que existen en Castilla y León. En 2004, recordó que el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero se comprometió a reducir progresivamente los peajes del Huerna y destacó los esfuerzo para implantar bonificaciones en las vías del pago, a través de diferentes acuerdos, si bien lamentó que no se haya cumplido, a diferencia de lo ocurrido con la AP-9 en Galicia.

Por ello, pidió que el Ministerio de Transportes incluya todas las autopistas AP-51, AP-61, AP-6, AP-66 y AP-71 de la Comunidad en los esquemas de compensación para la rebaja de los peajes, igual que hizo en la AP-9, por el voto del BNG. Además, indicó que el Gobierno de Pedro Sánchez tiene que aclarar si tiene capacidad para bonificar las autopistas españolas. “Si no la tiene, no la tiene para nadie”, dijo.

En nombre de Ciudadanos, Javier Panizo expresó su apoyo a la iniciativa y aseguró que la AP-66 tiene una intensidad media diaria de 7.500 vehículos entre León y La Magdalena y añadió que por la N-630 tiene 7.100 por lo que añadió que el 50 por ciento del tráfico circula por una vía de alta montaña. Sobre la AP-71, indicó 10.600 vehículos van por la autopistas y 5.900 pesados, mientras por la N-120 se registran 16.700 y 1.400 pesados. Por ello, defendió el efecto de la bonificación de los peajes por la autopista, pero dijo que se queda “muy corto”. Además, recordó que Cs ya pidió eliminar todos los peajes de la Comunidad, porque insistió es un “tema de justicia”.