Que Astorga es ciudad del chocolate, que la historia la avala y que es dulce como pocas ya nadie lo pone en duda. Pero es que ahora una nueva publicación viene a constatar la tradición chocolatera de nuestra ciudad. Se trata de un libro que, por provincias, recoge rutas del chocolate, chocolateros y lugares de interés. En primer lugar, y ostentando el mayor número de páginas, está Astorga. En su recorrido se habla de los chocolateros y chocolateras, de la tradición, de la publicidad y las fábricas, de las técnicas, del museo y el centro de interpretación y, como elemento indispensable, el valor humano: “las personas que han trabajado y trabajan este alimento de los dioses que hoy llamamos chocolate”, como ha explicado el autor, Benjamín Redondo.

El autor ha resaltado que de todos los postres, el chocolate es el preferido, es la palabra predilecta para los niños y ha ayudado mucho en la pandemia. El chocolate además posee antioxidantes que ayudan a prolongar la juventud. Es un potente antídoto contra las heridas del alma.

Benjamín ha explicado que en el capítulo dedicado a Astorga hay una página con más de 50 nombres, “son vuestros antepasados, generaciones enteras dedicadas a la elaboración del chocolate”, ha destacado, refiriéndose a que ahora que el trabajo documental ya está terminado “cada día estamos más encantados de esta responsabilidad. De cada página, de cada visita, de cada chocolatero, de las más de 200 imágenes que recorre el mundo de chocolate de arriba a abajo, porque éste no es un libro de historia, es el libro de los chocolateros”.

En la presentación, también ha participado Elvira Casado, hasta hace unos meses directora del Museo, quien también ha puesto de relieve la relación del mundo del chocolate con la industria harinera, también muy presente en Astorga. Un estudio que puede descargarse de la web fundjdiaz.net

Por último, el técnico de turismo, Roberto Prieto, ha agradecido al autor la atención puesta en Astorga, las visitas al museo y a los artesanos del chocolate, así como la idea de ahondar ahora en el patrimonio industrial harinero. Además, ha señalado que este libro cumple con el objetivo de difundir la cultura y tradición chocolatera de Astorga.